ARGENTINA
CAPITAL FEDERAL
H OY-ES
Otros Blogs -
Mis Papers -
Mis Notas -
Mas Vínculos -

miércoles, septiembre 30, 2009

Keynesianos Fascistas

Quiero presentar esta nota como una respuesta a otra que escribió William Hawkins, en el Washington Time, en donde afirma que Adam Smith se equivoca cuando señala que es el consumo, y no la producción, el fin último de la actividad económica. Tal como lo dice Don Boudreaux, pienso que es Hawkins, y no Adam Smith, quien está equivocado. Hawkins intenta sostener su afirmación mediante un enunciado falso. Este enunciado dice: "El deseo de consumir está dado y es ilimitado. La producción determina si este deseo puede ser satisfecho". Print pdf.

En la lógica del señor Hawkins, su enunciado es verdadero solo si se ignoran las preferencias de los consumidores. ¿Por qué?

El señor Hawkins dice: EL deseo de los consumidores está dado y es ilimitado. Este enunciado es incompleto, por lo tanto inútil.

Si bien el deseo para consumir está dado y puede ser ilimitado, los bienes finalmente consumidos se obtienen usando otros bienes que son, por naturaleza, limitados. El problema consiste en asignar bienes limitados para producir una cantidad "limitada" de bienes. El señor Hawkins omite señalar que tales necesidades derivan de ciertas preferencia de las personas, y tales necesidades se satisfacen con bienes limitados.

Si un gran asignador, llamado Keynes, decide instalar una gran industria para asignar todos lo recursos limitados de la economía a la producción de bienes que nadie demanda, entonces esa economía keynesiana tendrá pleno empleo de los factores productivos que recibirán cero retribución. Esa industria produce bienes que no son preferidos por las personas y carecen de valor. Por las preferencias de los consumidores, la incompletitud del enunciado lo vuelve irrelevante para la lógica económica verdadera.

El señor Hawkins dice, además: La producción determina si estos deseos pueden ser satisfechos. Este enunciado es falso.

De nuevo, el señor Hawkins ignora las preferencias de los consumidores. Este enunciado puede ser violado en una economía con intercambios. ¿Quién producirá excedentes de aquello que no se demanda ni se vende?. En este sentido el enunciado de Adam Smith es consistente con las preferencias: es relevante asignar recursos escasos en la producción de aquellos bienes demandados por los consumidores.

Como cierre de esta nota los invito a leer esta otra nota escrita por Tibor R. Machan. Muchas de las ideas de Keynes pueden encontrarse en este material. Keynes dijo alguna vez que "los Nazis podrían hacer el mejor uso de las políticas que promuevo". De lo cual surge con claridad la verdadera esencia de los intervencionistas: Keynesianos Fascistas.

Q.E.D.

No hay comentarios: