ARGENTINA
CAPITAL FEDERAL
H OY-ES
Otros Blogs -
Mis Papers -
Mis Notas -
Mas Vínculos -

jueves, marzo 29, 2007

Etanol y Biodiesel

El petróleo, como fuente primaria para obtener energía de sus combustibles derivados, es un recurso agotable que se está acabando y su combustión emite a la atmósfera gases de efecto invernadero, principalmente dióxido de carbono "CO2". El agotamiento del recurso, junto al inevitable progreso económico mundial debido a la globalización, está provocando un incremento sucesivo en el precio del barril de petróleo. Estos hechos agregan mucho riesgo al crecimiento y bienestar de las generaciones futuras. Todo esto parece estimular la búsqueda de fuentes alternativas para complementar y, eventualmente, reemplazar el uso del petróleo. La tarea de sustitución no será fácil auque ha sido facilitada por la energía, extraíble, almacenada en la “biomasa” de recursos renovables vegetales.

Como doble ventaja, la energía proveniente desde fuentes renovables no se agota y cierra un ciclo en la emisión-captura de CO2 atmosférico. Como desventaja, por su desarrollo reciente, se tienen el mayor precio de productos finales comparado con los combustibles convencionales y un balance energético total negativo, aunque el balance energético parcial es positivo. Esta figura desfavorable podrá cambiar pronto gracias al vertiginoso avance tecnológico orientado al desarrollo limpio que permitirá extraer energía celulósica a partir de la biomasa vegetal. Dos ejemplos de esta evolución son el etanol y el biodiesel como biocombustible estrellas.

Algunos compromisos asumidos por líderes políticos de varios países hacen pensar en un cambio importante de la matriz energética mundial. Por ejemplo en el tratado de Kyoto se habla de reducir las emisiones de CO2 a un 80% de las emisiones de 1990. Este compromiso ha sido recientemente ratificado el 9 de marzo pasado, en un plan de largo plazo, por 27 países miembros de la comunidad económica europea-(EU). Objetivos recientes fijados en países avanzados hablan de sustituir un 20% de los combustibles fósiles por otras fuentes de energía limpia desde hoy al año 2020. Estos objetivos, de cumplirse en parte, tendrán profundas consecuencias comerciales y geopolíticas en el contexto de un mundo cada vez más entrelazado.

Recordar, ver figuras 1 y 2, que los países de la EU y el NAFTA han mantenido alrededor del 55% del GDP corriente mundial en lo que va de los 2000’s por lo que ambas regiones demandan una enorme proporción de la energía total. Si todos estos países redujeran en un 20% la demanda actual de crudo, eso significarían aproximadamente unos 6 millones de barriles diarios (ver figura 4) que no se demandan, lo cual equivale a unos 131 billones de dólares anuales, por proyecciones de la figura 3. O sea una caída equivalente a un 15% en las importaciones corrientes de crudo que hacen ambos mercados.

Saque el lector varias conclusiones. Mire el impacto que estos cambios podrían tener en todos aquellos países chicos, exportadores de petróleo, y en aquellos países emergentes que están apostando “hoy” al desarrollo de los biocombustibles. Un mercado de 6 a 10 millones de barriles diarios de petróleo equivalente que se sustituirán en unos 15 años es un botín para nada despreciable. Compute luego el efecto multiplicador que esto tendrá sobre el resto de los sectores de aquellas economías pequeñas. Finalmente, con una mano en el corazón pero con la otra en la frente, medite sobre la medular importancia de prepararse estratégicamente y posicionarse en el nuevo mercado de la energía. Usted descubrirá qué países serán perdedores y cuáles se postulan ganadores en esta contienda. Algunos candidatos coquetean a la Chávez, mientras otros postulantes dicen: hola etanol, hola biodiesel!!!.

Notas: Un billón=1000000000. Todos los gráficos de este post son de elaboración propia.





Read All... Leer Todo...

jueves, marzo 15, 2007

Doloroso Error

A modo de prueba demostrativa, algunos gobernantes argentinos han ensayado una clara señal de atraso geopolítico. Sus acciones y manifestaciones asociadas a la “hegemónica agenda política de los señores Hugo Chávez, Fidel Castro, Rafael Correas y Evo Morales”, parecen fomentar el uso de combustibles fósiles impidiendo, al unísono, el desarrollo de nuevas tecnologías para el aprovechamiento de combustibles provenientes de fuentes renovables como el Etanol y Biodiesel. Buena parte del resto del mundo, incluido países de la región, se han encaminado en sentido contrario al de Argentina respecto a las fuentes potenciales de energía en general, y de combustibles en particular.

Brasil, Uruguay, Perú, Chile, Colombia, México y la mayoría de los países de Centroamérica, han apostado al desarrollo de los biocombustibles como uno de los bienes estratégicos para sustituir el consumo de combustibles fósiles en el mediano plazo. Países desarrollados como Estados Unidos y Canadá, y 27 integrantes plenos de la Comunidad Económica Europea, han fijado objetivos muy precisos para migrar hacia el consumo de biocombustibles. Los gobernantes de estas sociedades saben, por consenso generalizado, que este importante paso permitirá resolver varios problemas simultáneamente.

Los biocombustibles son, por hoy, un instrumento muy eficiente para aportar soluciones al calentamiento global. La sustitución de combustible incorpora, de forma indirecta, un precio a la contaminación por el consumo de combustibles. Este precio blanquea económicamente el uso de servicios ambientales y genera tributos para el fisco por la obtención de ingresos y ganancias asociados al empleo de dichos servicios. Tales tributos proveerán, a los gobiernos, de recursos adicionales para financiar programas de: reducción de la pobreza e indigencia, mejoras en la distribución del ingreso, mejoras en los sistemas educativos y de salud, y promoción de tecnologías limpias.

Varios países emergentes podrán aprovechar mejor sus ventajas comparativas y competitivas por la diversificación productiva de sus bienes primarios que muchas veces son exportados sin valor agregado al resto del mundo. Al producir un bien para consumo final, usando como insumo intermedio bienes primarios, se permite agregar todo el valor posible dentro de estos países. Esto es de vital importancia para las economías más atrasadas pues al agregar valor se demandan más servicios, lo cual es un indicador indiscutible de progreso. Hay que recordar que mientras una economía avanza, los servicios suelen superar el 70% de la producción total, pero en una economía primitiva esa proporción se da vuelta.

En principio el resto del mundo ha dado un giro en torno a la producción y consumo de energía total. Al menos eso se promete. El hecho de que países de la Unión Europea se hayan comprometido a proveer desde fuentes renovables al 20% del consumo total de energía para el año 2020, que los Estados Unidos y Canadá se encaminen en esta misma dirección y que un país grande como Brasil lleve la delantera en producción y consumo de biocombustible en América del Sur, habla a las claras que “dos” grandes continentes han visualizado la problemática energético-ambiental como central para la dinámica económica y social del futuro en la Tierra.

Opuesto a esto, me ha resultado penoso darme cuenta que muchos compatriotas argentinos se dejen seducir por la barbarie y la cobardía. Es penoso que se haya permitido al mandatario de un país ingresar a nuestro territorio con su ejército para propinarle insultos al presidente de otro país, y para dejar lineamientos sobre política energética local. ¿Desde cuándo un señor tirano es un líder referente en el desarrollo tecnológico? ¿Desde cuándo él y sus socios fijan las fronteras para la estrategia geopolítica? ¿Cuáles han sido los aportes que ellos le han dejado al mundo y a la sociedad?. El hecho de agresión consensuada suena tan lamentable que siento lástima. Tengo la idea que una clase de ceguera intelectual y fáctica ha caído a modo de castigo sobre sectores de nuestra sociedad impidiendo que descubramos claramente el verdadero rumbo de los acontecimientos. A la par, ignoramos el tremendo costo que podrían pagar nuestras generaciones futuras por este pasivo intergeneracional que le estamos endilgando.

Insultar a un presidente no es cosa buena que pueda hacer un presidente. Mucho menos bueno es que otro presidente se preste para fomentar esto. A mi juicio, “esos” no son los valores que se merecen las generaciones venideras. Creo que ellos se merecen algo mucho pero mucho mejor. Creo que los futuros Argentinos se sentirán bien orgullosos si los educamos para la paz, para la ciencia, para el progreso, para el respeto y la tolerancia. Si los educamos para que de entre ellos surjan futuros científicos Premio Nobel, futuros emprendedores, ingenieros, médicos, maestros y políticos exitosos. Sembrar el odio en la mente nunca ha sido la mejor educación. Y no me parece que la Argentina sea la excepción. Por ahí yo soy el desubicado. En tal caso quiero ratificar mi desubique: “ES UN DOLOROSO ERROR ENSEÑAR A ODIAR”.
Read All... Leer Todo...