ARGENTINA
CAPITAL FEDERAL
H OY-ES
Otros Blogs -
Mis Papers -
Mis Notas -
Mas Vínculos -

viernes, noviembre 08, 2019

#OmniCapitalism

Con el invento de las primeras herramientas, los humanos inventamos la producción indirecta, es decir, la producción de bienes de capital para producir otros bienes. Al principio, este método indirecto fué muy rudimentario: con una simple vara, una flecha o una soga se podía obtener alimentos de manera más efectiva. El uso de herramientas permitió, a los humanos primitivos, ampliar las posibilidades alimenticias al mejorar los resultados de la caza - recolección. Producir herramientas insume tiempo e inventiva, pero eso funciona si se es recompensado con más y mejor producción. Los sucesivos éxitos logrados, embarcaron al ser humano en el desafió de explotación permanente de su gran invento de producción indirecta, desafío que aún perdura en nuestros días. El ser humano produciendo, apropiándose y empleando bienes para producir otros bienes, se volvió capitalista casi desde el origen de sus tiempos.

Casi, y no desde el orígen, porque el capitalismo como tal requiere, además de la producción indirecta, del invento de la moneda. La moneda se inventó más adelante. El uso de moneda, y el sistema de precios determinado por los pagos con ella, permitió inventar la noción de capital como elemento imprescindible para perfeccionar la producción. La noción de capital (entendida como el valor en términos monetarios de todos los bienes de capital) permite distinguir el empleo de los bienes de capital, en una actividad determinada, de los beneficios derivados del mismo, porque integra en una sola cuenta (de ganancias o pérdidas) las mejoras aportadas a la producción con esos bienes y los beneficios obtenidos por los usuarios finales de lo producido con dichos bienes; esto hace posible determinar la conveniencia de usos alternativos de bienes de capital. Es decir, el concepto de capital permite al ser humano evaluar completamente el desempeño de la producción indirecta como dispositivo generador de prosperidad. Antes del concepto de capital, el ser humano usaba la producción indirecta a ciegas.

Observe con cuidado que el capitalismo se completa agregando un requisito indispensable de la cooperación social entre humanos: la propiedad privada de los bienes de capital o propiedad privada de los medios de producción. El germen de este requisito está ya inoculado en el invento de la producción indirecta, pues el hombre primitivo pudo aplicar este método no solo produciendo sino también apropiándose de las herramientas, es decir mediante la plena disposición de las mismas, algo que hoy en día se conoce como propiedad privada de los medios de producción. Con la moneda y el capital, que permiten evaluar cada acto productivo y con ello ampliar e intensificar la producción indirecta, y con la propiedad privada, ya es posible postular una contundente definición praxeológica: el capitalismo es un sistema de cooperación social de división del trabajo bajo la propiedad privada de los medios de producción.

El capitalismo, no es una categoría de toda acción productiva del hombre porque no existía previo al invento de herramientas. El hombre sin herramientas sólo empleaba sus pies, sus manos y su destreza física y mental para obtener alimentos, defenderse de los predadores y protegerse de las inclemencias naturales. Tampoco se pudo aprovechar a fondo las ventajas de la producción indirecta previo al invento de la moneda y la noción de capital. Además, la acción capitalista del hombre se vuelve inseparable de toda acción humana sólo con la propiedad privada de medios de producción, lo cual no ocurre con otro esquema de propiedad; sin propiedad privada, el capitalismo degenera en barbarie porque desaparecen los precios, la moneda y el capital como implementos indispensables de las aplicaciones productivas y generación de prosperidad.

La organización social humana ha evolucionado, desde las violentas condiciones inhumanas heredadas de los primeros ancestros hacia la más plena y pacífica comodidad actual, gracias al capitalismo. La dominancia de las leyes praxeológicas en un contexto social, le pone límites a la violencia; pero la paz -la ausencia de violencia generalizada- es inviable fuera del capitalismo. El capitalismo hace posible la paz porque permite erradicar la violencia biológica de todos contra todos; por ello las sociedades infectadas de intervencionismo, socialismo, comunismo o totalitarismo colapsan y se autodestruyen. Toda civilización es resultante inseparable del capitalismo, sobrevive y evoluciona con capitalismo. Este acontecimiento, que llevó al hombre desde los árboles a las estrellas, es una manifestación, una evidencia, un logro inevitable del #OmniCapitalism.
Read All... Leer Todo...

viernes, octubre 18, 2019

Un Arte de la Recombinación

El concepto de capital es uno de los principales determinantes de la prosperidad humana. La plenitud a la que aspiran las personas no sería posible sin la noción de capital. Sin el desarrollo de esta herramienta mental, el hombre sería un miserable nómada condenado a emplear todo su tiempo de vida en actividades de caza, pesca y recolección de alimentos; su esperanza de vida nunca superaría los 35 años de edad y su destino final sería la inexorable extinción en competencia con otras bestias, más fuertes, del reino animal. ¿De dónde proviene la importancia de este dispositivo mental.? Leer todo.
Read All... Leer Todo...

martes, octubre 01, 2019

Types of Intervention

By Murray N. Rothbard

WE HAVE SO FAR CONTEMPLATED a free society and a free market, where any needed defense against violent invasion of person and property is supplied, not by the State, but by freely competitive, marketable defense agencies. Our major task in this volume is to analyze the effects of various types of violent intervention in society and, especially, in the market. Most of our examples will deal with the State, since the State is uniquely the agency engaged in regularized violence on a large scale. However, our analysis applies to the extent that any individual or group commits violent invasion. Whether the invasion is “legal” or not does not concern us, since we are engaged in praxeological, not legal, analysis.

One of the most lucid analyses of the distinction between State and market was set forth by Franz Oppenheimer. He pointed out that there are fundamentally two ways of satisfying a person's wants: (1) by production and voluntary exchange with others on the market and (2) by violent expropriation of the wealth of others. The first method Oppenheimer termed “the economic means” for the satisfaction of wants; the second method, “the political means.” The State is trenchantly defined as the “organization of the political means.”

A generic term is needed to designate an individual or group that commits invasive violence in society. We may call intervener, or invader, one who intervenes violently in free social or market relations. The term applies to any individual or group that initiates violent intervention in the free actions of persons and property owners.

What types of intervention can the invader commit? Broadly, we may distinguish three categories. In the first place, the intervener may command an individual subject to do or not to do certain things when these actions directly involve the individual's person or property alone. In short, he restricts the subject's use of his property when exchange is not involved. This may be called an autistic intervention, for any specific command directly involves only the subject himself. Secondly, the intervener may enforce a coerced exchange between the individual subject and himself, or a coerced “gift” to himself from the subject. Thirdly, the invader may either compel or prohibit an exchange between a pair of subjects. The former may be called a binary intervention, since a hegemonic relation is established between two people (the intervener and the subject); the latter may be called a triangular intervention, since a hegemonic relation is created between the invader and a pair of exchangers or would-be exchangers. The market, complex though it may be, consists of a series of exchanges between pairs of individuals. However extensive the interventions, then, they may be resolved into unit impacts on either individual subjects or pairs of individual subjects.

All these types of intervention, of course, are subdivisions of the hegemonic relation—the relation of command and obedience—as contrasted with the contractual relation of voluntary mutual benefit.

Autistic intervention occurs when the invader coerces a subject without receiving any good or service in return. Widely disparate types of autistic intervention are: homicide, assault, and compulsory enforcement or prohibition of any salute, speech, or religious observance. Even if the intervener is the State, which issues the edict to all individuals in the society, the edict is still in itself an autistic intervention, since the lines of force, so to speak, radiate from the State to each individual alone. Binary intervention occurs when the invader forces the subject to make an exchange or a unilateral “gift” of some good or service to the invader. Highway robbery and taxes are examples of binary intervention, as are conscription and compulsory jury service. Whether the binary hegemonic relation is a coerced “gift” or a coerced exchange does not really matter a great deal. The only difference is in the type of coercion involved. Slavery, of course, is usually a coerced exchange, since the slaveowner must supply his slaves with subsistence.

Curiously enough, writers on political economy have recognized only the third category as intervention. It is understandable that preoccupation with catallactic problems has led economists to overlook the broader praxeological category of actions that lie outside the monetary exchange nexus. Nevertheless, they are part of the subject matter of praxeology—and should be subjected to analysis. There is far less excuse for economists to neglect the binary category of intervention. Yet many economists who profess to be champions of the “free market” and opponents of interference with it have a peculiarly narrow view of freedom and intervention. Acts of binary intervention, such as conscription and the imposition of income taxes, are not considered intervention at all nor as interferences with the free market. Only instances of triangular intervention, such as price control, are conceded to be intervention. Curious schemata are developed in which the market is considered absolutely “free” and unhampered despite a regular system of imposed taxation. Yet taxes (and conscripts) are paid in money and thus enter the catallactic, as well as the wider praxeological, nexus.

In tracing the effects of intervention, one must take care to analyze all its consequences, direct and indirect. It is impossible in the space of this volume to trace all the effects of every one of the almost infinite number of possible varieties of intervention, but sufficient analysis can be made of the important categories of intervention and the consequences of each. Thus, it must be remembered that acts of binary intervention have definite triangular repercussions: an income tax will shift the pattern of exchanges between subjects from what it otherwise would have been. Furthermore, all the consequences of an act must be considered; it is not sufficient to engage in a “partial-equilibrium” analysis of taxation, for example, and to consider a tax completely apart from the fact that the State subsequently spends the tax money.

texto secundario
Read All... Leer Todo...

martes, septiembre 17, 2019

El Mercado es Supremo

"La economía de mercado es el sistema social de división del trabajo bajo propiedad privada de los medios de producción..." dice Ludwig von Mises. En este sistema, "...cada persona actúa por cuenta propia; pero las acciones de cada persona apuntan a satisfacer las necesidades de las demás personas tanto como a satisfacer sus propias necesidades. Cada persona, al actuar, sirve a sus compatriotas. Además, cada personas es servida por sus compatriotas. Cada persona es un medio y un fin es sí mismo, un fin último para sí mismo y un medio para otras personas en su desafío de alcanzar sus propios fines..."

La economía de mercado implica acciones e interacciones cooperativas voluntarias entre los miembros de la sociedad. La división del trabajo significa que las personas se especializan en la ejecución de ciertas actividades para elaborar ciertos bienes, lo cual puede interpretarse como una conducta cooperativa. Pero, en una economía de mercado, esta cooperación no podrá ser compulsiva coercitiva dada la propiedad privada de los medios de producción. La propiedad privada exige estricta vigencia del principio de no agresión, por lo que toda cooperación deberá ser voluntaria. La coerción destruye la propiedad privada, pues impide que los individuos dispongan de sus bienes y sus efectos.

Mises sostiene que "...este sistema social, está dirigido por el mercado. El mercado encauza las actividades individuales por aquellos canales en los cuales cada individuo sirve mejor a los deseos de sus compatriotas. No hay compulsión y coerción en la operación del mercado..." "...La producción es anárquica, no hay un dictador, un zar de la producción que asigna las tareas y exige cumplir sus órdenes. Cada persona es libre. Nadie está sujeto a un déspota. Los individuos se integran voluntariamente en este sistema cooperativo. El mercado dirige y revela, a cada individuo, cómo promover mejor su propia satisfacción y la satisfacción de los demás..." La mejor promoción es cooperando pacíficamente por voluntad propia, lo cual es beneficioso para todos. Pero ¿qué es el mercado? y ¿de qué manera logra este resultado tan deseado.?

Según Mises "...el mercado es un proceso accionado por el interjuego de las acciones de varios individuos que cooperan voluntariamente bajo la división del trabajo. Las fuerzas que determinan el estado (siempre cambiante) del mercado son los juicios de valor de los individuos y sus acciones dirigidas por estos juicios de valor. El estado del mercado en cualquier instante es su estructura de precios, o sea la totalidad de tasas de cambio establecidas por los intercambios de quienes están ávidos por vender y quienes están ávidos por comprar bienes. No hay nada inhumano en el mercado ya que se trata de un complejo de acciones humanas, no es una cosa ni un lugar ni una entidad colectiva; tampoco hay nada místico en él ya que cada fenómeno puede ser rastreado hasta la primera acción que lo inicia..."

En resumen, el mercado, es un proceso de producción e intercambio voluntario y pacífico de bienes. En el mercado cada individuo actúa por su cuenta, sin compulsión ni coerción. ¿Por qué prevalece el principio de no agresión? ¿Por qué es posible este orden social, en donde los individuos respetan la propiedad privada de los demás y eligen producir e intercambiar por cuenta propia en lugar de violentar la propiedad de otros en beneficio propio? ¿Por qué los juicios valorativos que determinan las acciones humanas no degeneran en agresión y violencia generalizada.?

Esto ocurre porque las valoraciones son una categoría de acción; el valor, esa construcción subjetiva mental que las personas asignan en todos sus actos, es indisoluble de la acción humana. Las valoraciones indican a la conciencia las acciones a ejecutar. Las acciones de un individuo tienen como finalidad última satisfacer sus deseos y necesidades de la mejor manera posible. Ningún ser humano, en su sano juicio, busca intencionalmente dañarse a sí mismo. Las personas, al abordar la búsqueda de la plenitud humana, son conscientes de sus fortalezas, de su poder para dominar y aprovechar las oportunidades que les ofrece el mundo donde viven y para ello han inventado, con el paso del tiempo, el método de producción indirecta: producir bienes para producir más y mejores bienes. La producción indirecta en una economía de mercado, ha permitido a la humanidad llevar la población desde 1 billón a 8 billones de personas en sólo 200 años.

Pero, más que sus fortalezas,cada persona es consciente de sus debilidades, sus limitaciones e insatisfacciones permanentes. Cada persona reconoce que, por sí sola, no podría vencer las inclemencias de la escasez; entiende que la división del trabajo, la especialización y el intercambio de bienes le permite aprovechar al máximo la producción indirecta y generar excedentes para servirse a sí misma sirviendo al prójimo. De aquí, de este acto de reconocimiento y humildad frente al mundo, se deriva la cooperación pacífica y voluntaria, donde la mejor cooperación es aquella en donde las personas recurren a sus propias valoraciones y las ponen al servicio de la satisfacción propia y de terceros. Es este complejo de valoraciones sin coerción, finalmente expresadas mediante la estructura de precios, lo que permite concluir que "... el mercado por sí solo pone todo el sistema social en orden y le provee sentido y significancia: El Mercado Es Supremo..."
Read All... Leer Todo...

martes, agosto 13, 2019

Mi Pronóstico en Twitter

A principios de Abril de este año, escribí un hilo en twitter en donde arriesgué un pronóstico electoral si es que el Presidente Mauricio Macri no cambiaba su enfoque de política económica. Pues el Presidente no cambió el enfoque y los resultados ocurrieron como se predijo. En el primer twitt, se plantea el problema fundamental y posteriormente se desarrolla la forma de resolverlo y una predicción final. Quiero compartir en el blog, el hilo de twitts que conducen a la predicción.

jcv
@jcveagle
Apr 3
Emisión monetaria y devaluación de la moneda son la "única" causa de la pobreza, desigualdad y miseria extrema de Argentina y América Latina. El comandante de este desastre, es el Banco Central. Los únicos que se salvan son: banqueros, políticos y amigos de políticos ...

jcv
@jcveagle
Apr 3
En argentina el ingreso medio de los últimos años es de 7mil dólares per cápita. Suponiendo un ahorro medio del 30% del ingreso a este ritmo y con tasa de capitalización 4%, tardaríamos medio siglo para lograr la riqueza per cápita actual de USA. Con tasa 1% tardaríamos 100 años.

jcv
@jcveagle
Apr 3
El estancamiento del ingreso provocado por el Banco Central vuelve inviable a la sociedad Argentina. La brecha entre la riqueza de una Argentina desarrollada y la capacidad para generarla se hace cada vez más grande. Ya es casi inalcanzable el desarrollo. El Banco Central lo hizo

jcv
@jcveagle
Apr 4
Por qué ocurre esto?. Por qué la inflación-devaluación es la esencia del problema? Porque la inflación-devaluación destruyen las cualidades monetarias de la moneda local; los residentes no pueden hacer cálculo económico. La inflación-devaluación destruye el cálculo económico ...

jcv
@jcveagle
Apr 4
Cuando no es posible hacer cálculo económico, la economía queda a la deriva; todas las decisiones se retrasan y la acción económica se empantana y detiene. Así se deja de producir, se destruye riquezas y se genera pobreza. Es el fin, hasta que todo degenera en una súpercrisis ...

jcv
@jcveagle
Apr 9
Cómo salimos de este atolladero inflación-devaluación? Muy simple: Permitir a que cada persona elija la moneda para sus transacciones. Hoy el gobierno impone el peso y considera un delito los contratos en otra moneda. Despertemos y hagamos valer el derecho a elegir nuestra moneda

jcv
@jcveagle
Apr 10
Obviamente, el gobierno debe liberar unilateralmente todo el comercio internacional. De este modo tanto la producción como el mercado interno y nuestro comercio con el mundo se beneficiarán, vía especialización localizada, aprovechando las condiciones propicias que tenemos aquí.

jcv
@jcveagle
Apr 10
La Ley de Asociación de Mises, predice que una abrupta liberación del comercio internacional provocará un mayor ingreso de bienes de alta calidad y más baratos pero sobre todo impulsará la entrada continua de ingentes cantidades de recursos para aprovechar condiciones favorables.

jcv
@jcveagle
Apr 10
Según Mises, las áreas liberadas al comercio internacional se vuelven grandes atractoras de capital y principales demandantes de mano de obra mientras una avalancha de emprendedores buscan aprovechar nuevas condiciones propicias accesibles para generar riquezas y prosperidad ....

jcv
@jcveagle
Apr 11
Imaginen lo que ocurriría si de repente Argentina elimina para siempre la emisión-devaluación adoptando una dolarización formal y una liberalización total del comercio internacional: en lo inmediato desaparece la pobreza y en 20 años la Argentina se vuelve un país desarrollado...

jcv
@jcveagle
Apr 11
Al desaparecer la emisión-devaluación (=inflación-devaluación) no sólo se restablece el cálculo económico para los consumidores de bienes finales sino que para aquellos procesos productivos más largos se tiene una moneda confiable al hacer las cuentas, los pagos y los contratos.

jcv
@jcveagle
Apr 11
La sana moneda y el libre comercio internacional permiten liberar todas las fuerzas del verdadero capitalismo: explosión productiva, eliminar desempleo, eliminar pobreza, acumular riquezas y prosperidad duradera. Además, permite bajar al mínimo impuestos y gastos del gobierno ...

jcv
@jcveagle
Apr 11
En Argentina ¿se animará el Presidente Macri a recuperar la moneda y liberar el comercio internacional de un solo saque? No lo se. De algo estoy seguro: si no lo hace perderá las próximas elecciones. Presidente @mauriciomacri su equipo económico lo lleva a la ruina; no los escuche.

jcv
@jcveagle
Aug 12
Aquí está mi predicción hecha realidad. El Presidente Macri no supo, no quiso o no pudo escuchar la verdad. Sus asesores económicos y políticos lo liquidaron. Lo que debía hacer era muy simple. Ahora saltamos al abismo. Lo que viene es de terror, es inevitable. Qué debemos hacer?

¿Qué debemos hacer cuando el infierno está aquí? Esta es un pregunta que responderé en una próxima nota. Por ahora sólo quería compartir Mi Pronóstico en Twitter.
Read All... Leer Todo...

domingo, julio 21, 2019

Sobre el Valor Económico

El ser humano está acostumbrado a valorar el mundo en donde vive. Cada persona valora, a su manera, la vida, los encuentros con familiares y amigos, lo que hace y posee, lo que come y viste, en lo que piensa y cree, etc. En fin, lo valora todo. La principal evidencia de esta conducta valorativa se manifiesta con la elección. Para el ser humano, todo pasa por el tamiz de la elección. Permanentemente elige y descarta opciones, alternativas: actuar-no actuar, comprar-no comprar, consumir-no consumir, invertir-no invertir, asistir-no asistir, aceptar-rechazar, etc. La conducta intencional implica elegir y descartar. El propósito, la intención, define la condición humana. Tal conducta implica la elección y elegir implica valorar. ¿Dónde se genera y vive el valor? ¿Es externo o es una noción dada a priori en la mente.?

El valor es una construcción subjetiva que ocurre en la mente humana; no existe el valor y la valoración en otro lugar. Una vez que la mente toma conciencia de algo, automáticamente ese algo se vuelve objeto de valoración y puede quedar sujeto a elecciones subsecuentes. Cuando alguien elige algo, en el mismo acto descarta al resto de las opciones, sea o no consciente de ello, lo cual implica que lo elegido ocupa, para él, la posición más alta en orden de importancia o significancia. Entonces, el valor de algo puede ser entendido como la importancia o significancia que la mente le asigna al momento de ser elegido o descartado.

Obviamente, el valor no es algo externo que la mente puede recibir y representar mediante la sensibilidad, para luego interpretarlo mediante el entendimiento. Tampoco es una propiedad intrínseca, inseparable y siempre asociada a algo, salvo de la mente misma. El valor no forma parte ni de la naturaleza ni de los objetos que la constituyen. La mente no aprende a valorar a través de la experiencia, sino que ya viene preparada para valorar la experiencia. La valoración forma parte de las facultades del entendimiento y el valor es una noción que el entendimiento añade a la conciencia. El valor, derivado de la valoración, es una noción pura de la mente, ya que de lo contrario sería empírica.

Nada tendría significado en la mente, sin la noción de valor. Las valoraciones derivadas del entendimiento, permiten obtener nociones de valor a priori en la mente humana, las cuales se asignan a las representaciones y nociones de algo, en la medida en que estas surgen como alternativas de elección. El valor, pone orden en ese implacable caos derivado del entendimiento. Ningún ser humano podría beneficiarse del entendimiento sin estas formas valorativas dadas a priori.

Por ejemplo, un ser humano sin la noción valorativa del peligro sería incapaz de distinguir el riesgo entre situaciones peligrosas, por lo cual su vida quedaría a la deriva, expuesta a la más mínima amenaza externa existencial. El hecho de que en la mente humana existan a priori estas nociones valorativas, le permite a cada individuo evaluar las situaciones de peligro y optar por aquellas menos riesgosas al conducir su propia existencia, sus propios actos. Por supuesto, una persona puede equivocarse, evaluar incorrectamente una situación, quedar expuesta y sufrir las consecuencias del peligro, pero esto ocurre porque el desarrollo del juicio, al efectuar actos valorativos, requiere del entrenamiento para poder aplicar correctamente esas nociones de valor preestablecidas.

Las valoraciones económicas son las más frecuentes de todas; son como el pan nuestro de cada día. El valor económico es el valor que las personas le dan a los bienes económicos, sabiendo que estos bienes son aquellos cuyos requerimientos para satisfacer necesidades superan a su disponibilidad. Esta relación cuantitativa entre requerimiento y disponibilidad, se llama relación de escasez. Pero, dado este vínculo entre valor y escasez, ¿de dónde proviene el valor que los individuos le dan a los bienes económicos.?

Carl Menger sostiene que, el valor de un bien económico para el individuo es la importancia o significancia que el individuo le otorga a la escasez de ese bien. Dice Menger: “...si un hombre economizador se vuelve consciente de la relación de escasez de los bienes (esto es, si él percibe que la satisfacción de una de sus necesidades, o la mayor o menor completitud en tal satisfacción, depende del control de cada cantidad significativa de los bienes que se encuentran en tal relación cuantitativa) entonces esos bienes adquieren para él la importancia o significancia que se llama valor...” Para un bien escaso, toda reducción en la cantidad del mismo genera sacrificios de satisfacción; al tomar conciencia de esto, el bien adquiere una significancia o valor.

Esta noción negativa de valor, identificado con un efecto negativo en la satisfacción, es totalmente consistente con su noción a priori. Al individuo no le sería posible detectar la importancia o significancia de la escasez, sin una noción dada a priori que le permita ordenar el impacto que esa relación cuantitativa tiene sobre la satisfacción. Sin la facultad ni la noción de valor, no se podría distinguir los efectos de la escasez sobre la satisfacción; sin valor económico, cualquier disminución en la disponibilidad tendría impacto indistinguible en la satisfacción, con lo cual no sería posible elegir aquellas acciones que mejoran la situación económica y no existirían las acciones económicas propiamente dichas.

Observe que la noción de valor económico elaborada en la mente, se manifiesta mediante la insatisfacción. Pues tal insatisfacción es el sacrificio de satisfacción asociado a la escasez. El valor es algo muy íntimo, de cada individuo, es inaccesible para los demás; pero la insatisfacción es, aunque no medible, en cierto grado comunicable. Entonces, la insatisfacción, esa manifestación de valor, es como una luminaria que ilumina la acción emprendedora del hombre. La insatisfacción es el recurso inagotable de todo emprendimiento económico. Todo emprendedor dispone permanentemente de esta fuente infinita que retroalimenta sus emprendimientos. La mejor guía emprendedora está en las insatisfacciones. Aquella sociedad cuya acción económica de sus miembros está alineada en sintonía con este complejo de insatisfacciones, tiende a ser una sociedad próspera.

El valor de un bien económico no es empírico ni forma parte del bien; la mente lo deriva a priori; dicho bien o se ajusta o no se ajusta a tal valor. El ser humano busca estos valores al utilizar tales bienes. Si un bien no cumple con la exigencia de valor, entonces será descartado; con el tiempo, sólo quedarán aquellos bienes más importantes o significantes al satisfacer necesidades, aquellos que cumplen con la exigencia de valor, con la exigencia que se impone a la experiencia. El valor es, así, el elemento rector de la acción económica, es la brújula interna de la mente mediante la cual se determina el rumbo económico, permanentemente. Nada de lo que produce el ser humano tiene significancia si no se ajusta a estos juicios de valor. De nada sirve producir algo insignificante, algo que no vale. Con lo cual, más consistente será dicha producción mientras más se ajusta a lo que la mente indica Sobre el Valor Económico.
Read All... Leer Todo...

jueves, febrero 28, 2019

La Razón Pura de la Libertad

Inmanuel Kant sostiene que "la libertad es el concepto clave que determina la autonomía de la voluntad." "La voluntad" dice Kant "es una clase de causalidad que pertenece a los seres racionales", y "la libertad" o liberación, "sería esa propiedad de tal causalidad que ella puede ser eficiente independientemente de las causas externas que la determinan." Para contrastar este rasgo libre (la independencia) de la voluntad respecto a factores externos, Kant agrega: "justo como la necesidad física es la propiedad que la causalidad de todos los seres irracionales ha de ser determinada por factores externos." Dada la voluntad, la acción humana es, en última instancia, libre de factores externos; mientras que el accionar de los seres irracionales queda, dada la necesidad física, completamente determinado por causas externas. Los seres irracionales se mueven por necesidad mientras que a los seres humanos los mueve la libertad.

Esta noción Kantiana de la libertad es negativa, pues sostiene que es una propiedad de un complejo causal en donde no reinan las causas externas, no queda determinada por leyes físicas. Además, esto se contrapone con la necesidad física, en donde el complejo causal completo es externo, completamente determinado por leyes físicas. Dicha noción negativa de la libertad no da ninguna idea sobre la naturaleza de las causas en sí, por lo que Kant se vio obligado a postular una noción positiva que permita analizar y descubrir las características de esta propiedad, y así establecer las leyes inmutables que gobiernan la voluntad.

La necesidad física es heterónoma mientras que la voluntad es autónoma, dice Kant. "La necesidad física es una heteronomía de las causas eficientes porque cada efecto solo es posible de acuerdo a la ley de que algo determina que las causas eficientes ejerzan la causalidad." Que un complejo causal sea heterónomo en causas eficientes quiere decir que algo, externo al complejo, da el puntapié inicial al ejercicio efectivo de la causalidad de dichas causas. Esto no ocurre en la voluntad. El complejo causal de la voluntad no se rige por tal ley externa, pues en tal caso sería indistinguible de la necesidad física. Lo que queda, entonces, es la autonomía respecto a leyes externas. La voluntad -sus leyes y principios- es autónoma.

¿Cuál es la ley que gobierna esa causalidad.? La voluntad, dice Kant, posee la propiedad de ser una ley en sí misma: "la voluntad es en cada acción una ley en sí misma, solamente expresa el principio: actuar sobre ningún otro máximo que aquel que puede tener al objeto en sí mismo como una ley universal." "Esta es precisamente la fórmula del imperativo categórico y es el principio de moralidad, tal que una voluntad libre y una voluntad sujeta a las leyes morales son exactamente lo mismo." La libertad y los principios morales de la voluntad son equivalentes. Es esa autonomía moral de la voluntad, lo que hace libre al ser humano.

La autonomía de la voluntad, presupone pureza de la moralidad. Es decir, esas leyes morales y sus principios se derivan a priori, de la concepción misma de la razón pura. Dichas leyes son puras, no poseen ningún vestigio empírico, de lo contrario no podrían ser autónomas. El estudio de las mismas se denomina metafísica de la moral o filosofía pura de la moral. Tal filosofía pura, no solo permite estudiar la fuente última del conocimiento práctico sino también detectar las verdaderas leyes morales y así prevenir,al individuo, de la corrupción moral.

Una moral corrupta, contaminada con principios empíricos, puede provocar acciones que contradicen la verdadera moral o que no devienen de ella. Por ello importa disponer de una ciencia de la moral. La metafísica de la moral -la filosofía de la moral- provee el único acceso a la verdadera moral, siendo esta moral el oráculo puro de la voluntad. Luego la voluntad, regida por estas leyes puras, dada su autonomía, determinará la acción, para construir de esta forma los principios del conocimiento práctico del ser humano. Es la metafísica quien nos revela la fuente última de la acción humana, la fuente última del conocimiento práctico.

La verdadera libertad no se constituye sobre una moral corrupta. ¿cuáles son, entonces, esos preceptos, principios y leyes morales? ¿en qué consisten.? Son las leyes morales, no la falsa moral, lo que vuelve libre al hombre. Es la pureza de esas leyes el rasgo distintivo de la libertad, el rasgo distintivo de la autonomía de la voluntad. El hombre, aunque se educa al vivir en libertad, no aprende a ser libre sino que nace libre. Esto es así porque solo existe la razón pura de la libertad.
Read All... Leer Todo...

jueves, enero 24, 2019

Una Moneda Fiduciaria para Argentina

Por un proceso descentralizado de libre mercado -propiedad privada, división del trabajo, especialización y libre intercambio- la humanidad inventó la moneda eligiendo al oro como el bien económico que cumple todas las exigencias. Pero en los últimos dos mil años, los gobiernos se empeñaron en destruir este esquema descentralizado, aplicando el monopolio compulsivo-coercitivo, para así apropiarse del control central de la moneda con el único propósito de financiar sus gastos de manera irrestricta. Inicialmente, los gobiernos lograron controlar el oro y actualmente, en todas las economías del mundo, los gobiernos poseen el poder absoluto para producir y gastar algo que se llama dinero fiduciario que se impone, mediante el uso de la fuerza, como único dinero de circulación legal.

El monopolio para gastar dinero fiduciario se vuelve super inflacionario cuando los gobernantes lo imprimen irrestrictamente. Gasto del gobierno e impresión de billetes para financiarlo son dos caras inseparables del fenómeno inflacionario. La inflación fiduciaria tiene como consecuencia inmediata el deterioro permanente del poder de compra de ese dinero. En algunos países, con gasto público no tan descontrolado, como Estados Unidos de América o el Reino Unido, ese deterioro no llega a destruir completamente el poder de cambio del dinero, pero en una inmensa mayoría de países, con gobernantes gastando sin control, la destrucción es total y frecuente. Tal es el caso de Argentina.

Durante los últimos 70 años, desde el primer gobierno de Perón, Argentina viene destruyendo en promedio un signo monetario por década y, en la mayoría de los casos, el fenómeno termina con incremento exponencial de precios y pérdida descomunal del valor del dinero. El gasto de los sucesivos gobiernos es tan desmesurado que, en promedio, cada diez años termina aniquilando su propia moneda, generando pobreza y desencadenando situaciones económicas críticas difíciles de superar. Por ejemplo, el último evento hiperinflacionario, provocado por el gobierno de Raúl Alfonsín en la década de los 1980’s, fue tan traumático que sólo pudo detenerse recurriendo a una cuasi dolarización compulsiva implementada con la Ley de Convertibilidad mantenida durante la década de los 1990’s.

Al abandonar la Ley de convertibilidad al inicio de los 2000’s, se abrió nuevamente la canilla del gasto incontrolado del gobierno financiado con impresión de billetes. Esto finalmente desemboca en un proceso de deterioro en el poder adquisitivo del peso desde el año 2006 hasta la fecha. Entre el 2001 y el 2018, los precios crecieron más de 5000%, el poder de compra del peso se deterioró más del 99% y actualmente solo se preserva el 2,5% del valor original del peso medido en dólares.En los dos gobiernos de Cristina Kirchner se puso el germen para destruir -nuevamente- el valor y poder adquisitivo del dinero fiduciario, mientras que el gobierno del Presidente Mauricio Macri no supo, hasta hoy, revertir la tendencia inflacionaria destructiva. Un final hiperinflacionario -con hegemonía a la venezuela- acontecerá precipitadamente en caso de otro mandato de la familia kirchner. Queda pendiente averiguar si un segundo mandato del Presidente Mauricio Macri podrá evitar el desastre.

La recurrente destrucción del dinero fiduciaria Argentino -en promedio una por década en los últimos 70 años- lo hizo desaparecer, literalmente. Argentina no tiene dinero fiduciario; lo que hay es un papel que imprime el banco central, de uso obligatorio impuesto por el gobierno, mientras la población adopta voluntariamente al dólar Americano como su moneda fiduciaria de hecho. Por la Ley de Gresham, los habitantes de este país hacen las cuentas y ahorran en dólares mientras emplean los pesos como moneda basura circulante para efectuar sus pagos corrientes. La demanda de pesos por el piso y la impresión creciente de billetes por parte de los gobernantes, hacen de cualquier peso Argentino una moneda fiduciaria muerta. Así como Venezuela es el espejo contemporáneo del poder destructivo de la hegemonía socialista-comunista, Argentina es una muestra permanente del poder destructivo de la moneda fiduciaria monopólica. Así como la salida del régimen Venezolano será optar por el sano liberalismo económico y político, la salida de la inflación para los ciudadanos argentinos es optar por una sana moneda competitiva.

No es que el dólar sea una moneda de verdad, simplemente es mucho menos malo que cualquier peso Argentino. La cultura y los hábitos de consumo local, hacen del dólar la mejor alternativa. Este hecho, inmediatamente sugiere la solución al problema de la inflación crónica: la competencia monetaria. La sociedad toda, está demandando promulgar una ley que habilite la libre circulación y la libre adopción de cualquier moneda fiduciaria, incluidas las criptomonedas, permitiendo que las personas redacten sus contratos y efectúen pagos en la moneda de su elección. Seguramente, por la competencia, los usuarios elegirán dos o tres monedas, las mejores y más prácticas, al momento de su accionar económico. El gobierno preserva su potestad de emitir y recaudar impuestos en su moneda fiduciaria, pero tendrá que competir con una canasta de monedas, las cuales poseen igual jerarquía legal en los intercambios. El gobierno tendrá que disciplinar su gasto si pretende que su moneda sobreviva a la competencia.

Cualquier negocio, proyecto o emprendimiento nuevo o actual, proveniente de cualquier parte del mundo, podrá sugerir y emplear las monedas de su elección, financiarse con esas monedas, confeccionar los contratos y efectuar pagos con las mismas, sin que eso signifique ningún trauma para los usuarios y habitantes del país. Tampoco esto significará la promoción de lavado de dinero, proveniente del delito, más de lo que ocurre con el sistema centralizado hoy vigente en Argentina y el resto del mundo, ya que ésto queda determinado por el completo anonimato de las transacciones en efectivo. En caso de sospechas, siempre se puede abrir una acción judicial para determinar la eventual culpabilidad.

La implementación de este esquema de libre competencia formal entre monedas fiduciarias, tiene el efecto inmediato de eliminar el riesgo cambiario y confiscatorio en todas las inversiones y ahorros de los usuarios, lo cual provoca un salto enorme en la calidad de estas prestaciones. Emprendedores y ahorristas podrán asegurar sus operaciones eligiendo libremente las monedas que mejor le beneficien. Esto equivale a una mejora permanente y auspiciosa para el ahorro, la inversión, la producción y el ingreso.

La libre competencia entre monedas requiere de un esquema de libre comercio internacional que el gobierno puede impulsar de manera unilateral. Esta apertura, lejos de perjudicar a la industria nacional por la entrada de productos importados, por el contrario tendrá el mejor efecto beneficioso sobre la misma al permitir el incremento inmediato de la competitividad vía inversiones reales directas que arriban con sus propias monedas, provocando un salto técnico y productivo en todas las industrias. Esta mejora generalizada en la productividad industrial, generará un incremento enorme en las exportaciones, en la producción, en el empleo y el salario de los trabajadores, al mismo tiempo que desaparecen todos los problemas ligados a la pérdida del poder adquisitivo y la pérdida de valor de la moneda derivados del monopolio fiduciario.

Al final, con este saneamiento del sistema monetario del país, se alcanza un arreglo monetario competitivo puesto al servicio de la prosperidad. Más inversiones, más ahorro, más y mejor producción, más exportaciones, más y mejores empleos, mayor salario, más recaudación para el gobierno y mejor nivel de vida para toda la población. El gobierno de Cambiemos tiene esta alternativa para impulsar una agenda económica consistente con un país verdaderamente próspero: dado el estado actual de total destrucción del peso Argentino, es la competencia entre monedas fiduciarias la única opción de Una Moneda Fiduciaria para Argentina.
Read All... Leer Todo...

lunes, diciembre 31, 2018

The Intervention

by Ludwig von Mises

There are two patterns for the realization of socialism. The first pattern (we may call it the Lenin or the Russian pattern) is purely bureaucratic. All plants, shops, and farms are formally nationalized (verstaatlicht); they are departments of the government operated by civil servants. Every unit of the apparatus of production stands in the same relation to the superior central organization as does a local post office to the office of the postmaster general.

The second pattern (we may call it the Hindenburg or German pattern) nominally and seemingly preserves private ownership of the means of production and keeps the appearance of ordinary markets, prices, wages, and interest rates. There are, however, no longer entrepreneurs, but only shop managers (Betriebsführer in the terminology of the Nazi legislation). These shop managers are seemingly instrumental in the conduct of the enterprises entrusted to them; they buy and sell, hire and discharge workers and remunerate their services, contract debts and pay interest and amortization. But in all their activities they are bound to obey unconditionally the orders issued by the government's supreme office of production management. This office (The Reichswirtschaftsministerium in Nazi Germany) tells the shop managers what and how to produce, at what prices and from [p. 718] whom to buy, at what prices and to whom to sell. It assigns every worker to his job and fixes his wages. It decrees to whom and on what terms the capitalists must entrust their funds. Market exchange is merely a sham. All the wages, prices, and interest rates are fixed by the government; they are wages, prices, and interest rates in appearance only; in fact they are merely quantitative terms in the government's orders determining each citizen's job, income, consumption, and standard of living. The government directs all production activities. The shop managers are subject to the government, not the consumers' demand and the market's price structure. This is socialism under the outward guise of the terminology of capitalism. Some labels of the capitalistic market economy are retained, but they signify something entirely different from what they mean in the market economy.

It is necessary to point out this fact in order to prevent a confusion of socialism and interventionism. The system of interventionism or of the hampered market economy differs from the German pattern of socialism by the very fact that it is still a market economy. The authority interferes with the operation of the market economy, but does not want to eliminate the market altogether. It wants production and consumption to develop along lines different from those prescribed by an unhampered market, and it wants to achieve its aim by injecting into the working of the market orders, commands, and prohibitions for whose enforcement the police power and its apparatus of violent compulsion and coercion stand ready. But these are isolated acts of intervention. It is not the aim of the government to combine them into an integrated system which determines all prices, wages and interest rates and thus places full control of production and consumption into the hands of the authorities.

The system of the hampered market economy or interventionism aims at preserving the dualism of the distinct spheres of government activities on the one hand and economic freedom under the market system on the other hand. What characterizes it as such is the fact that the government does not limit its activities to the preservation of private ownership of the means of production and its protection against violent or fraudulent encroachments. The government interferes with the operation of business by means of orders and prohibitions.

The intervention is a decree issued directly or indirectly, by the authority in charge of society's administrative apparatus of coercion and compulsion which forces the entrepreneurs and capitalists to employ some of the factors of production in a way different from what they would have resorted to if they were only obeying the [p. 719] dictates of the market. Such a decree can be either an order to do something or an order not to do something. It is not required that the decree be issued directly by the established and generally recognized authority itself. It may happen that some other agencies arrogate to themselves the power to issue such orders or prohibitions and to enforce them by an apparatus of violent coercion and oppression of their own. If the recognized government tolerates such procedures or even supports them by the employment of its governmental police apparatus, matters stand as if the government itself had acted. If the government is opposed to other agencies' violent action, but does not succeed in suppressing it by means of its own armed forces, although it would like to suppress it, anarchy results.

It is important to remember that government interference always means either violent action or the threat of such action. The funds that a government spends for whatever purposes are levied by taxation. And taxes are paid because the taxpayers are afraid of offering resistance to the tax gatherers. They know that any disobedience or resistance is hopeless. As long as this is the state of affairs, the government is able to collect the money that it wants to spend. Government is in the last resort the employment of armed men, of policemen, gendarmes, soldiers, prison guards, and hangmen. The essential feature of government is the enforcement of its decrees by beating, killing, and imprisoning. Those who are asking for more government interference are asking ultimately for more compulsion and less freedom.

To draw attention to this fact does not imply any reflection upon government activities. In stark reality, peaceful social cooperation is impossible if no provision is made for violent prevention and suppression of antisocial action on the part of refractory individuals and groups of individuals. One must take exception to the often-repeated phrase that government is an evil, although a necessary and indispensable evil. What is required for the attainment of an end is a means, the cost to be expended for its successful realization. It is an arbitrary value judgment to describe it as an evil in the moral connotation of the term. However, in face of the modern tendencies toward a deification of government and state, it is good to remind ourselves that the old Romans were more realistic in symbolizing the state by a bundle of rods with an ax in the middle than are our contemporaries in ascribing to the state all the attributes of God.
Read All... Leer Todo...

El Fracaso Económico de América del Sur

Los países de América del Sur, no supieron entender ni incorporar al verdadero capitalismo -al sistema de libre mercado- como su estándar de cooperación social bajo la división del trabajo. A diferencia de lo ocurrido en otras sociedades más libres como las del Reino Unido y los Estados Unidos de América en donde se optó por un capitalismo menos oprimido, los países de América del Sur no solo impidieron el desarrollo del capitalismo, sino que abonan las condiciones para engendrar un socialismo-comunismo-totalitarismo como su decadente y autodestructivo modo de vida.

Países como Venezuela, Bolivia y Ecuador se empeñaron en instalar un abierto socialismo que no difiere de un comunismo totalitario. Por ejemplo Venezuela, aplicando una mezcla entre el socialismo a la Lenin (con nacionalizaciones compulsivas del complejo productivo) y el socialismo a la Hitler (con un mercado ficticio en donde todo depende de la voluntad de un totalitario, como el presidente N. Maduro), prácticamente es un socialismo pleno salvo por los últimos vínculos residuales al sistema de precio internacional del crudo y de algunos pocos productos que éste país logra intercambiar con el resto del mundo. El mercado interno en venezuela está destruido. La tragedia del socialismo se expresa mediante el hambre, las enfermedades, la indigencia y la desesperación de sus habitantes que huyen en manada hacia países vecinos. Venezuela es la mejor evidencia contemporánea del potencial destructivo del socialismo. Bolivia y Ecuador van por el camino de Venezuela.

Brasil, Argentina, Perú, Colombia, Uruguay y Paraguay también erraron su rumbo. En los últimos 30 años los sucesivos gobiernos de estos países extendieron un populismo con rasgos socialistas crecientes. No llegan a ser socialismos abiertos pues prevalece el mercado por la persistencia del sistema de precios. En Argentina, por ejemplo, entre 2002 y 2015 hubo un intento de seguir los pasos de Venezuela mediante amenazas de nacionalizaciones masivas y un creciente control central del sistema de precios. El sueño de la familia Kirchner fue instalar un socialismo mixto a la Lenin y a la Hitler. Este proyecto totalitario fue interrumpido por el gobierno que hoy preside el Ing. Mauricio Macri. Aunque el Presidente Macri, en lugar de optar por la plena libertad económica -por el reinado de la propiedad privada de los medios de producción- ha elegido el camino de un intenso intervencionismo sobre esa propiedad, lo cual conduce a generar un mercado fuertemente intervenido y obstaculizado. El intervencionismo del gobierno de Cambiemos, jamás podrá generar condiciones para el desarrollo y la prosperidad.

Chile, es el único país suramericano que escapa a esta servidumbre. Dentro de unos 20 años, Chile será el país más libre y el único desarrollado del cono sur. La sociedad Chilena apostó por la libertad, por el libre mercado interno por el libre capitalismo, y eso tiene frutos económicos innegables hoy en día. Pero además, Chile aplica el libre comercio internacional lo cual le da enormes ventajas competitivas con el resto de los países circundantes; por ejemplo un vehículo utilitario cuesta un tercio de lo que cuesta en Argentina, y los implementos tecnológicos cuestan menos de la mitad. La competencia con el resto del mundo le permite a los chilenos no solo bajar sus costos internos sino también mejorar la calidad de toda su producción. En economía, la competencia es sanadora y purifica el sistema productivo, las malas inversiones desaparecen y los recursos se asignan a los mejores destinos.

El mercado es un rasgo dominante en una sociedad y a la larga se impone apenas sus miembros emplean voluntariamente los precios del mercado para efectuar sus cuentas económicas. Esto es así, porque ninguna economía es viable sin cálculo económico. Luego del fracaso del socialismo bolivariano vendrá el mercado para traer alivio a los Venezolanos, aunque eso no cambiará la reguera de destrucción que dejó el socialismo bolivariano. Salvo Chile, para el resto de los países queda una sensación frustrante ya que el creciente intervencionismo prevalece como la causa principal del Fracaso Económico de América del Sur.
Read All... Leer Todo...

domingo, noviembre 18, 2018

Las Sutilezas del Totalitarismo

Sin excepción, los gobernantes (los políticos en general) son todos corruptos, delincuentes, ladrones y criminales. Este, es un hecho que se observa a diario y sobre el cual no quedan dudas. No es que los humanos deseamos gobiernos con esta clase de gobernantes, sino que estos señores han tomado el control de los gobiernos. No será sencillo destituirlos, pues ellos acceden a poderes absolutos pervirtiendo la ley. Estos agentes de la destrucción, han transformado la ley en una sutil secuencia acumulativa de dictados totalitarios que les permite, progresivamente, tomar el control del gobierno y, desde allí, someter a todos los habitantes del mundo. Se vuelven ricos y poderosos. La ley y el dinero los vuelve intocables, mientras el resto de la humanidad queda expuesta a perderlo todo. Así lo ejemplifica Ron Paul.

In addition to funding for a border wall and other border security measures, immigration hardliners are sure to push to include mandatory E-Verify in any immigration legislation considered by Congress. E-Verify is a (currently) voluntary program where businesses check job applicants’ Social Security numbers and other Information — potentially including “biometric” identifiers like fingerprints — against information stored in a federal database to determine if the job applicants are legally in the United States.

Imagine how much time would be diverted from serving consumers and growing the economy if every US business had to comply with E-Verify. Also, collecting the relevant information and operating the mandatory E-Verify system will prove costly to taxpayers.

Millions of Americans could be denied jobs because E-Verify mistakenly identifies them as illegal immigrants. These Americans would be forced to go through a costly and time-consuming process to force the government to correct its mistake. It is doubtful employers could afford to keep jobs open while potential hires went through this process.

A federal database with Social Security numbers and other identifying information is an identify thief’s dream. Given the federal government’s poor track record for protecting personal information, is there any doubt mandatory E-Verify would put millions of Americans at risk for identity theft?

Some supporters of E-Verify deny the program poses any threat to civil liberties, as it will only be used to verify citizenship or legal residency. They even claim a system forcing individuals to have their identities certified by the government is not a national ID system. These individuals are ignoring the history of government programs sold as only affecting a particular group or being used for a limited purpose being expanded beyond initial targets. For example, Americans were promised that only the wealthiest Americans would ever pay income taxes. And some of the PATRIOT Act’s worst provisions that we were told would only be used against terrorists are routinely used to investigate drug crimes.

E-Verify almost certainly will be used for purposes unrelated to immigration. One potential use of E-Verify is to limit the job prospects of anyone whose lifestyle displeases the government. This could include those accused of failing to pay their fair share in taxes, those who homeschool or do not vaccinate their children, or those who own firearms.

Unscrupulous government officials could use E-Verify against those who practice antiwar, anti-tax, anti-surveillance, and anti-Federal Reserve activism. Those who consider this unlikely should remember the long history of the IRS targeting the political enemies of those in power and the use of anti-terrorism laws to harass antiwar activists. They should also consider the current moves to outlaw certain types of “politically incorrect” speech, such as disputing the alleged “consensus” regarding climate change.

Claiming that mandatory E-Verify is necessary to stop illegal immigration does not make it constitutional. Furthermore, having to ask the federal government for permission before obtaining a job is a characteristic of authoritarian societies, not free ones. History shows that mandatory E-Verify’s use will expand beyond immigration enforcement and could be used as a tool of political repression. All those who value liberty should oppose mandatory E-Verify.
Read All... Leer Todo...

Men are Altogether Unequal

Liberalism: In the Classical Tradition

1. The Foundations of Liberal Policy

4. Equality

by Ludwig von Mises



Nowhere is the difference between the reasoning of the older liberalism and that of neoliberalism clearer and easier to demonstrate than in their treatment of the problem of equality. The liberals of the eighteenth century, guided by the ideas of natural law and of the Enlightenment, demanded for everyone equality of political and civil rights because they assumed that all men are equal. God created all men equal, endowing them with fundamentally the same capabilities and talents, breathing into all of them the breath of His spirit. All distinctions between men are only artificial, the product of social, human—that is to say, transitory—institutions. What is imperishable in man—his spirit—is undoubtedly the same in rich and poor, noble and commoner, white and colored.

Nothing, however, is as ill-founded as the assertion of the alleged equality of all members of the human race. Men are altogether unequal. Even between brothers there exist the most marked differences in physical and mental attributes. Nature never repeats itself in its creations; it produces nothing by the dozen, nor are its products standardized. Each man who leaves her workshop bears the imprint of the individual, the unique, the never-to-recur. Men are not equal, and the demand for equality under the law can by no means be grounded in the contention that equal treatment is due to equals.

There are two distinct reasons why all men should receive equal treatment under the law. One was already mentioned when we analyzed the objections to involuntary servitude. In order for human labor to realize its highest attainable productivity, the worker must be free, because only the free worker, enjoying in the form of wages the fruits of his own industry, will exert himself to the full. The second consideration in favor of the equality of all men under the law is the maintenance of social peace. It has already been pointed out that every disturbance of the peaceful development of the division of labor must be avoided. But it is well-nigh impossible to preserve lasting peace in a society in which the rights and duties of the respective classes are different. Whoever denies rights to a part of the population must always be prepared for a united attack by the disenfranchised on the privileged. Class privileges must disappear so that the conflict over them may cease.

It is therefore quite unjustifiable to find fault with the manner in which liberalism put into effect its postulate of equality, on the ground that what it created was only equality before the law, and not real equality. All human power would be insufficient to make men really equal. Men are and will always remain unequal. It is sober considerations of utility such as those we have here presented that constitute the argument in favor of the equality of all men under the law. Liberalism never aimed at anything more than this, nor could it ask for anything more. It is beyond human power to make a Negro white. But the Negro can be granted the same rights as the white man and thereby offered the possibility of earning as much if he produces as much.

But, the socialists say, it is not enough to make men equal before the law. In order to make them really equal, one must also allot them the same income. It is not enough to abolish privileges of birth and of rank. One must finish the job and do away with the greatest and most important privilege of all, namely, that which is accorded by private property. Only then will the liberal program be completely realized, and a consistent liberalism thus leads ultimately to socialism, to the abolition of private ownership of the means of production.

Privilege is an institutional arrangement favoring some individuals or a certain group at the expense of the rest. The privilege exists, although it harms some?perhaps the majority?and benefits no one except those for whose advantage it was created. In the feudal order of the Middle Ages certain lords had the hereditary right to hold a judgeship. They were judges because they had inherited the position, regardless of whether they possessed the abilities and qualities of character that fit a man to be a judge. In their eyes this office was nothing more than a lucrative source of income. Here judgeship was the privilege of a class of noble birth.

If, however, as in modern states, judges are always drawn from the circle of those with legal knowledge and experience, this does not constitute a privilege in favor of lawyers. Preference is given to lawyers, not for their sake, but for the sake of the public welfare, because people are generally of the opinion that a knowledge of jurisprudence is an indispensable prerequisite for holding a judgeship. The question whether a certain institutional arrangement is or is not to be regarded as a privilege granted to a certain group, class, or person is not to be decided by whether or not it is advantageous to that group, class, or person, but according to how beneficial to the general public it is considered to be. The fact that on a ship at sea one man is captain and the rest constitute his crew and are subject to his command is certainly an advantage for the captain. Nevertheless, it is not a privilege of the captain if he possesses the ability to steer the ship between reefs in a storm and thereby to be of service not only to himself, but to the whole crew.

In order to determine whether an institutional arrangement is to be regarded as the special privilege of an individual or of a class, the question one should ask is not whether it benefits this or that individual or class, but only whether it is beneficial to the general public. If we reach the conclusion that only private ownership of the means of production makes possible the prosperous development of human society, it is clear that this is tantamount to saying that private property is not a privilege of the property owner, but a social institution for the good and benefit of all, even though it may at the same time be especially agreeable and advantageous to some.

It is not on behalf of property owners that liberalism favors the preservation of the institution of private property. It is not because the abolition of that institution would violate property rights that the liberals want to preserve it. If they considered the abolition of the institution of private property to be in the general interest, they would advocate that it be abolished, no matter how prejudicial such a policy might be to the interests of property owners. However, the preservation of that institution is in the interest of all strata of society. Even the poor man, who can call nothing his own, lives incomparably better in our society than he would in one that would prove incapable of producing even a fraction of what is produced in our own.
Read All... Leer Todo...

Brain-Computer Interface (BCI)

Elon Musk, el CoFundador de PayPal, Tesla Motors y SpaceX, ha anunciado que dentro de pocos años estará lista una interfaz que permitirá comunicación directa entre la mente del hombre y una computadora. Este evento será el inicio de los Cyborg. Más allá de esta figura hombre-máquina y la polémica ética que conlleve, el empleo de la interfaz tendrá consecuencias prácticas importantes.

Hasta hoy, el hombre se comunica con el universo de las máquinas por la intermediación de los sentidos del tacto, la vista y el oído. Accedemos a las máquinas, a la web y a la blockchain empleando alguna combinación de dichos sentidos. Por ejemplo, cuando nos sentamos frente a un ordenador, o mediante un dispositivo móvil, accedemos a la información contenida en su interior, tecleando, mirando y escuchando; igualmente es el acceso al contenido alojado en la web y en la moderna blockchain.

Con el auxilio de BCI, tanto computadoras, como web y blockchain se transformarán en apéndices de la mente humana. La mente accederá a sus contenidos directamente, sin intermediar sentido alguno, sólo pensando en ello. Por ejemplo, se podrá acceder a una cuenta alojada en un banco con sólo pensar en el sitio web de la entidad, el nombre de usuario y la clave de acceso. Y así será para todo. Para verificar los saldos y movimientos de fondos de una wallet, bastará pensar en la dirección de la wallet. Al enviar un mensaje tipo WhatsApp, bastará pensar en la App, el destinatario y el mensaje.

Una pregunta obvia es: ¿cómo reaccionará la mente humana ante semejante shock externo?. Nuestra mente, posee sus propios intérpretes fundamentales adaptados para procesar lo que le comunican los sentidos, mientras estos sentidos actúan como la única interfaz conocida desde el nacimiento de la persona. Si bien el cerebro, al igual que las máquinas, emplea electrones como medio para almacenar y mover información, éste no está acostumbrado a usar interfaz intercambiable, ni mucho menos una totalmente desconocida luego de formada la conciencia. ¿Rechazará la mente, una nueva interfaz al considerarla extraña y desconocida?. ¿La nueva experiencia, tendrá consecuencias en la salud del cerebro y la mente?. Veremos lo que ocurre, después del año 2020, cuando esté lista la Brain-Conputer Interface.
Read All... Leer Todo...

jueves, octubre 11, 2018

Money Character of Bitcoin

In September 2008, Satoshi Nakamoto published the paper Bitcoin: A Peer to Peer Electronic Cash System. Over its foundations, on January 3, 2009, Bitcoin appears. Two new concepts was introduced by Satoshi. On the one hand, there is an idea of a safe and fully distributed electronic database among decentralized nodes working in a peer to peer network; the story of this database system is today known as Blockchain. On the other hand, arises for the first time the notion of a Token as a completely autonomous electronic object; this Token, this autonomous electronic object invented by Satoshi is what, strictly speaking, is known as Bitcoin. Let's see now, in this post, the monetary nature of Bitcoin. Reed all
Read All... Leer Todo...

jueves, septiembre 20, 2018

Estafadores Devaluacionistas

Actualmente, en todos los países del mundo, los gobiernos poseen el poder absoluto sobre la manipulación monetaria. Los gobernantes ostentan el monopolio exclusivo para emitir dinero y expandir el crédito. Las autoridades del banco central de cada país, controlados por sus gobernantes y amigos, emiten papel fiduciario que imprimen a lo largo del año, y expanden el crédito mediante el sistema bancario en ese mismo periodo. Esto genera las condiciones para un auge artificial -con malas inversiones y malos negocios- y se abona el terreno para una inevitable depresión y catástrofe económica. En medio de la crisis, los gobernantes empeñados y presionados por permanecer en el poder efectúan su último movimiento desesperado: la degradación internacional de la moneda -la devaluación- que finalmente termina destruyendo el sistema monetario del país.

El corolario es que los gobernantes destruyen la moneda. La historia(1) no contradice esta conclusión. Cualquier país del mundo la verifica. Como ejemplos extremos observe lo que ocurrió recientemente en Venezuela o lo que está ocurriendo ahora mismo con el peso Argentino. El bolívar Venezolano ya no existe, la vorágine devaluación-emisión lo liquidó. Siguiendo la misma lógica, el peso Argentino se está destruyendo por completo siendo su última etapa previsible, una espiral de precios que se aproxima.

En Argentina, los kirchners aplicaron el festival imprenta-créditos-corrupción; allí surgió la escalada de precios a pesar del control de precios y control de cambio. Para evitar la hecatombe total por emisión monetaria, los kirchners recurrieron a la devaluación que usaron como instrumento para reforzar la emisión, provocar una caída en el salario real, licuar deudas y pasivos de empresarios amigos y retomar la expansión del crédito. El gobierno de cambiemos no corrigió ni la emisión monetaria ni la expansión del crédito ni eliminó las restricciones al comercio internacional, con lo que la escalada de precios se consolidó. Para intentar frenar esta escalada, el gobierno de cambiemos recurre a la devaluación, usando el mismo instrumento y persiguiendo los mismos objetivos del gobierno de los kirchner.

El problema que hoy enfrenta el gobierno Argentino es que la devaluación de la moneda sigue una espiral autónoma. Esta devaluación se transmite automáticamente a precios, vía estructura productiva y hábitos de consumo. Esto provoca caídas abruptas del poder adquisitivo, con lo cual las personas huyen del peso para refugiarse en una moneda extranjera -el dólar. La devaluación se retroalimenta y ahora no puede emplearse como instrumento de política del gobierno, puesto que conduce a una escalada inevitable de precios. Con el fantasma de una inminente espiral de precios, la devaluación se vuelve contraproducente como ingeniería inflacionista. La ingeniería inflacionista colapsa. Ya no sirve emitir pesos usando la devaluación.

El colapso de esta ingeniería ocurre, porque toda devaluación tiene efectos destructivos(2) para una economía. Cuando los gobernantes la emplean, recurren a justificaciones engañosas y falsas(3). El supuesto efecto competitivo en el sector exportador y del turismo es fugaz, y desaparece luego que se ajustan los precios y el salario. Pero, el hecho de que se deba exportar más al obtener la misma cantidad de un insumo importado para producir, tiene un impacto anticompetitivo duradero, ya que las industrias afectadas soportan un aumento permanente en los costos. Además, los consumidores se ven obligados a disminuir el consumo de bienes importados, pues tendrán que exportar más para obtener una cierta cantidad de bien importado. Así lo dice Mises, en Human Action pp 785:

“The much talked about advantages which devaluation secures in foreign trade and tourism, are entirely due, to the fact that the adjustment of domestic prices and wage rates to the state of affairs created by devaluation requires some time. As long as this adjustment process is not yet completed, exporting is encouraged and importing is discouraged. However, this merely means that in this interval the citizens of the devaluating country are getting less for what they are selling abroad and paying more for what they are buying abroad; concomitantly they must restrict their consumption and production(4). This effect may appear as a boon in the opinion of those for whom the balance of trade is the yardstick of a nation's welfare. In plain language it is to be described in this way: The British citizen must export more British goods in order to buy that quantity of tea which he received before the devaluation for a smaller quantity of exported British goods. Clearly, the wellbeing of British citizen must decrease(5).”

Dada la espiral autónoma devaluación-precios, la única salida que hoy le queda a la sociedad Argentina, para no caer y evitar una hiper escalada en los precios, es eliminar totalmente la emisión monetaria, abrir completamente la economía al comercio exterior y permitir la libre circulación de la divisa(6) -el dólar- como moneda legal para así formalizar una economía bimonetaria dentro de la cual se fija la tasa de cambio.

El peso está en la lona. Los gobernantes lo hicieron. Sus protagonistas principales actuaron durante 12 años de kirchnerismo más 3 años de cambiemos. En suma, con 15 años de comunismo devaluacionista destruyeron, nuevamente, la moneda Argentina. En este momento recibimos las últimas estocadas de los: Estafadores Devaluacionistas.

Referencias:

(1) Desde su creación, el dólar Estadounidense ha perdido el 93% del valor; la libra esterlina del Reino Unido ha perdido casi todo su valor; el bolívar Venezolano ha perdido todo su valor; pérdidas similares sufrieron todas las monedas del mundo. El peso Argentino actual, desde el 2003, ha perdido casi el 99% de su valor, sumado el hecho de que este país viene destruyendo todos los signos monetarios que crea.

(2) Así lo dice Mises, pp 785. “If one looks at devaluation not with the eyes of an apologist of government and union policies, but with the eyes of an economist, one must first of all stress the point that all its alleged blessings are temporary only. Moreover, they depend on the condition that only one country devalues while the other countries abstain from devaluing their own currencies. If the other countries devalue in the same proportion, no changes in foreign trade appear. If they devalue to a greater extent, all these transitory blessings, whatever they may be, favor them exclusively. A general acceptance of the principles of the flexible standard must therefore result in a mutual overbidding between the nations. At the end of this race is the complete destruction of all nations’ monetary systems.”

(3) Así lo dice Mises, pp 784. “However, neither the governments nor the literary champions of their policy were frank enough to admit openly that one of the main purposes of devaluation was a reduction in the height of real wage rates. They preferred for the most part to describe the objective of devaluation as the removal of an alleged “fundamental disequilibrium” between the domestic and the international “level” of prices. They spoke of the necessity of lowering domestic costs of production. But they were anxious not to mention that one of the two cost items they expected to lower by devaluation was real wage rates, the other being interest stipulated on long-term business debts and the principal of such debts.” “The devaluation, say its champions, reduces the burden of debts. This is certainly true. It favors debtors at the expense of creditors. In the eyes of those who still have not learned that under modern conditions the creditors must not be identified with the rich nor the debtors with the poor, this is beneficial. The actual effect is that the indebted owners of real estate and farm land and the shareholders of indebted corporations are helped to the disadvantage of the enormous majority whose savings are invested in bonds, debentures, savings-bank deposits, and insurance policies.”

(4) Agregado por el autor de este artículo.

(5) Agregado por el autor de este artículo.

(6) Una mejor opción es permitir la libre circulación de cualquier divisa, incluidas las criptomonedas y, principalmente, el oro.
Read All... Leer Todo...

miércoles, mayo 23, 2018

No Todo Está Perdido

Homo sapiens sapiens, es una resultante, un nodo, de esta compleja red evolutiva de la vida que lleva ya unos 3.5 billones de años sobre el planeta tierra. La aparición del hombre, vino con un agregado adicional al resto de las especies: la conciencia. El ser humano, posee la capacidad de construir objetos mentales sobre el mundo exterior para reflexionar abiertamente sobre aspectos de su existencia. Las personas en cualquier población humana expresan una conducta intencional, con propósitos concretos, conformando así la única especie en donde sus miembros actúan en este sentido.

La mente y su conciencia, su inteligencia, permite al hombre construir una de las sociedades más sofisticadas del planeta, y así generar las condiciones para impulsar y sostener un incremento exponencial de una población que presiona con intensidad creciente al medio en donde vive, provocando contaminación del ambiente, destrucción del hábitat ecológico y extinción de especies. Pero ¿será la especie humana, el germen destructor de la vida sobre la tierra?. ¿Provocará, el hombre, su propia extinción?.

Mi respuesta es un “no” rotundo. Es más, eventualmente, la especie humana será el último instrumento natural para preservar la vida. La conciencia e inteligencia, derivada de la mente humana, ha dotado a nuestra especie con la habilidad y capacidad para secuenciar y preservar el genoma de todas las demás especies, para almacenar esa información en bancos de germoplasma o algoritmos matemáticos, para restablecer y crear nuevas especies, para manipular y crear gravedad y así desarrollar nuevos mundos en el espacio.

En pocos cientos de años, estaremos habitando alguna luna de algún otro planeta de nuestro sistema solar o construyendo algún objeto artificial que pueda soportar la implantación y desarrollo autónomo de todo un sistema biológico funcionando como lo hace hoy en dia en la tierra. Llegado el caso, la humanidad será la única alternativa que le quede al resto de las especies para continuar viviendo ante una eventual catástrofe atmosférica, geológica o cosmológica. En tales circunstancias, expresaremos el mejor instrumento para la creación y preservación de la vida.

La ingeniería genética, por ejemplo, no solo permitirá preservar especies existentes y recuperar especies extintas, sino también crear especies nuevas, algo que ninguna otra criatura está en condiciones de concretar. Esto otorga un sentido adicional a la existencia de los hombres no sólo en el plano individual sino como especie salvadora del reino viviente.

El hombre, podrá ser actualmente, depredador y destructor del ambiente donde vive, eliminando bosques y hábitats o provocando extinciones pero, al final, cargará con esa finalidad de preservar todo aquello alcanzado luego de billones de años de evolución. Es en este sentido, bajo esta perspectiva, el de la razón de ser de la conciencia, que al final no todo está perdido.
Read All... Leer Todo...

sábado, abril 07, 2018

El Último Refugio de la Voluntad Propia

El ser humano, tiene voluntad propia. Mises sostiene que, "...a diferencia del resto de los animales, el hombre no es un títere de los instintos o impulsos sensuales; el hombre, puede reprimir esos deseos instintivos, puede distinguir y elegir entre fines incompatibles, tiene voluntad propia. En este sentido, el hombre es un ser moral, es un ser libre…" ¿De dónde proviene la voluntad propia del hombre?. De lo más profundo de su mente.

La voluntad es un fenómeno de la mente y, como tal, algo esquivo a la comprensión misma. Cada acción de un individuo, está guiada por decisiones en base a las ideas generadas en y por la mente. Las ideas, son el punto de partida de la acción humana. En rigor, nadie sabe cómo se forman las ideas, se desconoce la manera en que ellas determinan la conducta individual. Según Mises, tampoco existe alguna idea acerca de cómo obtener este conocimiento. Es como caer en las garras del razonamiento circular. Pero este desconocimiento es altamente beneficioso para nuestra especie. "...Si tal conocimiento fuera alcanzable para los hombres, … entonces se alteraría la esencia de la condición humana…" el hombre perdería la voluntad propia.

"...Es precisamente la falta de ese conocimiento, lo que genera la diferencia fundamental entre las ciencias naturales y la ciencia de la acción humana…" "...Las ideas no son producidas por hechos externos, no son el reflejo de las condiciones de la realidad, no están únicamente determinadas por un factor externo comprobable e imputable en la forma en la cual el resto de las circunstancias imputa un efecto a una causa definida…" Las ideas se derivan de la mente, y eso es lo único sensato a decir sobre sus orígenes.

Esta limitación, sobre los determinantes de las ideas, constituye una barrera infranqueable a las pretensiones de superar la mente humana por medio de la inteligencia artificial. Si no se sabe cómo se producen las ideas, si se desconoce la forma en que podría obtenerse tal conocimiento, entonces ¿cómo es que programaremos una máquina para hacer esa búsqueda por nosotros?, ¿de qué manera tal programa fijará sus propias condiciones de partida que son absolutamente desconocidas?. La respuesta a esa pregunta es que jamás haremos tal programa, porque no existe. No se trata de buscar algo que, aunque complejo y muy escondido, sabemos puede existir. El problema es que no sabemos lo que estamos buscando. O, ¿estamos buscando algo inaccesible a la mente humana.?

Del mismo modo en que las ciencias naturales no pueden decirnos algo acerca de la nada, acerca del origen del cosmos, tampoco pueden comunicar algo acerca del origen de las ideas. La nada, es el stopping point, el punto de partida, de la cosmología: el universo surgió de la nada y puede colapsar en ella. Punto. Algo similar a la nada, sería el stopping point para una teoría sobre la voluntad propia. Por el libre albedrío, sabemos que existe algo, que genera eventos, acerca del cual las ciencias naturales no pueden comunicar información alguna, algo invisible e intangible a ellas. Ese algo es la mente humana.

El descubrimiento del inicio del libre albedrío, permitiría generar y manipular las ideas y la voluntad del hombre. Pero la mente humana, esa fábrica de conocimientos, guarda bajo siete llaves los más preciados secretos, los detalles esenciales sobre la manufactura de ideas y, al hacerlo, se constituye como el principal protector de nuestra condición esencial, como el último refugio de la voluntad propia.
Read All... Leer Todo...

sábado, marzo 31, 2018

Fundamentos Económicos de la Libertad

Según Bastiat, la vida -física, intelectual y moral- del hombre, es un regalo Divino. El Creador le dió al ser humano la responsabilidad de preservar, mejorar y perfeccionar su vida. Para el cumplimiento de esta tarea, Dios liberó al hombre en la naturaleza y le otorgó sus aptitudes, además del derecho a disponer plenamente de ellas y de sus frutos. Un ser humano es libre, siempre que puede disponer voluntaria y pacíficamente de esas aptitudes en el ejercicio de su responsabilidad. La voluntad y la paz, son prerrequisitos básicos de la libertad. El ser humano pierda su libertad, cuando se obstruyen sus acciones o se agrede su vida. ¿Cuáles son las implicancias económicas de la obstrucción y la agresión?.

Cuando se obstruyen las acciones para la producción e intercambio pacífico de bienes económicos ya sea, por ejemplo, regulando los precios o restringiendo actividades productivas y comerciales, entonces las mejoras que se obtienen son mucho más limitadas en comparación a lo que ocurre bajo condiciones de libertad. Se produce menor cantidad de cada bien, los bienes son de menor calidad, los excedentes se reducen y los precios son más altos. Así, la producción y los intercambios generan resultados mucho menos beneficiosos para la vida de las personas involucradas en ese complejo económico social.

Bajo estas condiciones, la producción y los intercambios son más bajos porque se limitan los alcances de las economías de escala, se afecta el empleo y el salario de los trabajadores, y se reduce el poder de compra de los mismos. Peor calidad, menos bienes y mayor precio, es el resultado de una menor competencia, con lo cual el sistema productivo pierde su habilidad para servir adecuadamente a los consumidores y de asignar correctamente los medios de producción en aquello que mejor sirve dichos consumidores. Así se deteriora la capacidad potencial de esa sociedad para producir valor y satisfacer necesidades de sus miembros. La consecuencia es que cada ser humano vive peor.

Igualmente a lo ocurrido con la obstrucción de la acción humana, cuando hay agresión sobre la vida o las propiedades de las personas, su impacto negativo no se hace esperar. Por ejemplo, las restricciones sobre el comercio, además de ser obstructivas son agresivas. El comercio, o intercambio, de bienes es una destrucción ex-antes de derechos de propiedad. Con las restricciones al comercio se impiden contratos, con lo cual se anulan derechos futuros de propiedad, lo que representa una agresión al derecho de propiedad, o sea una destrucción del legítimo derecho sobre la propiedad de los bienes. Esto limita la más conveniente localización de los medios de producción, imponiendo un uso menos productivo y más oneroso para los productores y consumidores de una sociedad. Nuevamente, la consecuencia es que cada ser humano vive peor.

Cuando cada ser humano, en el ejercicio de su responsabilidad, aplica voluntaria y pacíficamente sus aptitudes con el propósito de vivir mejor, de cultivar y perfeccionar su vida, pues entonces el resultado no puede ser otro que la prosperidad económica y social. Es así como la libertad constituye el prerrequisito de la prosperidad. Del mismo modo, el libre albedrío, la paz, la libre producción, el libre intercambio, el libre mercado, la competencia, la propiedad privada de los medios de producción, son todos prerrequisitos de la libertad.Todas estas implicancias, estos prerrequisitos son, condiciones necesarias, fundamentos económicos de la libertad.
Read All... Leer Todo...

martes, febrero 27, 2018

El Mercado Nunca Falla, Al Mercado Lo Destruyen

Keynesianos, estatistas, intervencionistas y totalitarios, todos por igual, suelen expresar que “el mercado falla.” Pero esa expresión es, en sí misma, marxista. Según los marcianos, existe un método alternativo al mercado para resolver el oscuro antagonismo de intereses creado por la escasez; ese método se llama comunismo o socialismo. Obviamente los marxistas, al elaborar su falsa teoría, al intentar justificar su método, necesitan de esas supuestas fallas del mercado, aunque el enunciado sea un completo sinsentido.

Qué es el mercado?. von Mises, ha expresado varias definiciones de mercado, aunque la más amplia comprende a toda acción humana voluntaria y espontánea:

"...The market in the broadest sense of the term is the process that encompasses all voluntary and spontaneous actions of men. It is the realm of human initiative and freedom and the soil upon which all human achievements thrive..."

Para Mises, el mercado en sí consiste de: (#) intercambios pacíficos de bienes económicos (commodities o servicios) entre las personas; (#) acuerdos mutuos entre ellos, (#) solidaridad voluntaria y espontánea de intereses con la intención de alcanzar objetivos comunes, (#) división voluntaria del trabajo para ser más productivos, (#) cooperación voluntaria para la no violencia, (#) repudio generalizado de la violencia en todas sus formas.

Intercambios pacíficos, acuerdos mutuos, solidaridad de intereses, cooperación y no violencia son los términos con los cuales Mises escribe sobre lo que verdaderamente consiste el mercado.

Obviamente, en el lenguaje de Mises, el mercado se constituye sobre los principios de la libertad individual: libertad para actuar, libertad para pensar y expresarse, libertad para acordar, libertad para excluirse, libertad para defenderse de la violencia. La libertad es condición necesaria para constituir el mercado. La libertad de los individuos es su implicancia más elemental.

Estas libertades permiten que mediante los intercambios pacíficos, los acuerdos mutuos, la solidaridad voluntaria, la división del trabajo, la cooperación y la autodefensa, los seres humanos puedan expandir indefinidamente su productividad, y así sobreponerse a esa permanente amenaza de violencia que se deriva de la escasez. Es el mercado, lo que permite satisfacer lo mejor posible las necesidades de subsistencia . Es el mercado, lo que permite el desarrollo permanente en la condición humana. El mercado es el principal factor del éxito económico de nuestra especie.

Las restricciones arbitrarias, impuestas por algunos individuos, a la libertad, literalmente destruye al mercado. Las restricciones, promueven apropiaciones violentas, destruyen acuerdos pacíficos, imposibilitan el logro solidario de objetivos, obstaculizan la espontánea y voluntaria división del trabajo, eliminan la cooperación y deja a los hombres desprovistos de autodefensa y sometidos a la violencia.

No existe eso que se presenta como fallas de mercado. Al mercado lo destruyen quienes vulneran las libertades de los individuos. Aplicando estas violaciones, se priva a la humanidad toda de utilizar el único método exitoso que dispone para sobreponerse a las inclementes consecuencias derivadas de la escasez. Estas violaciones generan las condiciones para expandir la pobreza y promover toda clase de violencia y miseria. El Mercado Nunca Falla, Al Mercado lo Destruyen.
Read All... Leer Todo...