ARGENTINA
CAPITAL FEDERAL
H OY-ES
Otros Blogs -
Mis Papers -
Mis Notas -
Mas Vínculos -

domingo, septiembre 30, 2007

Super-Economía

La economía global ha llegado para quedarse. Prueba de ello es la ardua competencia instalada entre las naciones para atraer y mantener los capitales y adoptar los avances tecnológicos que surgen por el mundo. Regiones enteras y países con gobiernos radicalizados experimentan un acelerado proceso de migración hacia economías capitalistas en donde la tecnología y el capital son fuente primaria de progreso.

Como condición necesaria para facilitar ese progreso se exige un cambio institucional profundo en los países menos avanzados. Este cambio va configurando un contexto institucional más uniforme y confiable en todo el mundo. Son estos cambios institucionales una de las bases que explica y sostiene el enorme salto en las posibilidades de progreso que experimentan los países mas atrasados. El elemento clave en esta última idea es el significado de la expresión "posibilidades de progreso".

Entre los ciudadanos es muy frecuente encontrar la idea de que el fenómeno de la globalización es perjudicial, en muchos aspectos, para los intereses de un país. Se argumenta que los nuevos capitales y la nueva tecnología es salvajemente competitiva y, además, expulsa mano de obra productiva generando desempleo y desigualdad en el ingreso y la riqueza. Si bien esto podría ser una consecuencia posible, también es igualmente posible todo lo contrario, o sea: que las nuevas tecnologías y la mayor disponibilidad de capital genere nuevos productos y mayor cantidad de producción en los bienes vigentes dando como resultado una mayor demanda de trabajadores para producir esos bienes y una mejora en el ingreso al trabajo y en la distribución de los beneficios económicos entre los habitantes del país. La expansión del capitalismo por las economías del mundo parece dar cuenta de que está pasando esto último.

Pero, qué es lo que caracteriza a la economía global además de los mejores resultados económicos que se pueden obtener?. El rasgo distintivo está dado por el abultado nivel de intercambio de bienes, por el crecimiento del comercio internacional, y la altísima movilidad de factores de producción (principalmente el capital) y de la tecnología. Esta movilidad, explica gran parte de las nuevas posibilidades productivas que aparecen en los países menos desarrollados como economías capitalistas emergentes.

El mayor comercio permite aprovechar lo que en economía se denomina "ventajas comparativas" (ventajas de tipo territorial que existen por algunas diferencias naturales entre las regiones) y la movilidad de factores y de la tecnología permite explotar al máximo las mejoras "competitivas" (fundamentadas en la productividad) que surgen repentinamente por la relocalización de los negocios. Adicionalmente, la uniformidad institucional permite reducir al mínimo lo que en economía se denomina "costos de transacción" que son los costos en los que se incurre para fomentar y posibilitar los intercambios.

En la etapa actual de las relaciones económicas internacionales se está intentando administrar política local coordinada entre distintos países pensando en estos objetivos internacionales: promover y fomentar el comercio mundial, promover y fomentar la adecuada movilidad de factores de producción, y promover y fomentar el fortalecimiento institucional. Los instrumentos de política que se dispone para llevar adelante actividades en pos de estos objetivos comunes son los tratados internacionales, en especial los Tratados de Libre Comercio (TLC), y las uniones económicas y aduaneras como la Unión Europea iniciada en uno de los Tratados de Roma allá por 1957.

Al formarse una unión de países la fuerza económica que los une supera a la fuerza económica que tiende a mantenerlos separados o, dicho en términos de las finanzas, cuando los objetivos de la política internacional se complementan bastante bien con los objetivos de política interna de cada uno de los países por separado. Esto “no” supone un avance de las fuerzas del mercado internacional en detrimento de la soberanía de la política económica doméstica de las naciones. Lo único que supone es un esfuerzo adicional de coordinación internacional de políticas internas con la aspiración de alcanzar mejoras sustanciales en los “propios” objetivos internos. Por lo tanto, mas que una pérdida de soberanía lo que verdaderamente sucede es una ampliación de la soberanía pues cada uno de los países juega un rol mucho mas importante en la determinación de la política de los demás países.

Los requerimientos de coordinación de políticas entre países ha dado como resultado el surgimiento de un panel de política internacional que tiene el mismo nivel de jerarquía y relevancia que el de los paneles de la política interna. Por ello, la coherencia instrumental de la política interna debe satisfacer requerimientos de coherencia internacional de modo que todos los instrumentos se agregan para generar resultados que afectarán a toda la comunidad de las naciones involucradas.

Uno de los resultados finales de la globalización es que el comercio, la movilidad de factores y la institucionalidad permitan aumentar la producción agregada mundial. Por lo tanto hay más producción para el consumo privado, para el gasto de los gobiernos y para invertir en nuevos emprendimientos productivos. Esto conlleva, en principio, a una mejora en el bienestar mundial y, en consecuencia, satisfacer ciertas necesidades de acuerdo a mejores posibilidades de producción mundial.

Mas y mejor intercambio de bienes con mas comercio mundial, saltos en la productividad por la mayor movilidad de factores, y minimización de costos transaccionales por la estandarización institucional, determinan los principales fundamentos económicos que sostienen a esta "súper-economía" llamada Economía Global.

No hay comentarios: