ARGENTINA
CAPITAL FEDERAL
H OY-ES
Otros Blogs -
Mis Papers -
Mis Notas -
Mas Vínculos -

martes, noviembre 09, 2010

Doble Imposición: Impuesto a los Ingresos => Economía en Negro

Don Boudreaux escribió hace unos días una breve pero excelente nota titulada Mill vs Thaler donde él rebate, sobre la base del principio de doble imposición de John Stuart Mill, una idea equivocada que Thaler tiene sobre la neutralidad del impuesto a los ingresos. Luego de leer esa nota me surgió la idea de asociar la doble imposición con la economía en negro. Para probar esto sólo basta exponer el principio de doble imposición del ahorro asociado al impuesto a los ingresos y luego concluir lógicamente que tal inequidad impositiva conduce naturalmente a los individuos a montar economías no registradas o economías en negro. Print pdf.

El principio de Mill se encuentra enunciado en el libro V, capítulo 2, párrafo 22, -V.2.22- de su famosa obra: Principles of Political Economy with some of their Applications to Social Philosophy. Entre otras cosas este principio señala que la imposición, a lo tonto, del ingreso coloca al ahorro en un estado de doble imposición porque se impone el principal al formar parte del ingreso y luego se impone los intereses o beneficios que este ahorro genera cuando es usado como inversión.

Para evitar esta doble imposición, Mill sugiere despejar el ahorro del ingreso antes de colocar el impuesto de tal forma que solo quede para imponer aquella porción del ingreso que se utiliza para gastar como consumo. Es decir, Mill distingue muy bien un impuesto a lo tonto del tipo TY, donde T es la tasa de impuesto e Y es el ingreso, de un impuesto inteligente del tipo T(Y-S)=TC, donde S es la parte del ingreso que se destina al ahorro -inversión futura- y C es la parte que se destina al gasto para consumo. De este modo solo se cobra impuesto sobre el consumo quedando el ahorro libre en una primera etapa pues se le aplicara el impuesto T a los intereses o beneficios que la inversión correspondiente genere.

Si el impuesto al ingreso T sólo se aplica sobre el consumo y no sobre el ahorro entonces los beneficios de la inversión que quedan después de pagar impuestos son: rS(1-T), donde r es la tasa de rentabilidad de la inversión asociada al ahorro. Mientras que si el impuesto al ingreso se aplica a todo el ingreso Y, entonces los beneficios que quedan después de pagar impuestos son: rS(1-T)(1-T), donde S(1-T) es el ahorro que queda luego de pagar impuestos a todos los ingresos Y, y toda la expresión son los beneficios luego de pagar impuestos a los beneficios generados por la inversión.

Claramente en el caso con rS(1-T)(1-T) los beneficios que se obtienen del ahorro toleran una doble imposición (1-T)(1-T). Esta situación coloca al ahorro en desventaja respecto al consumo, pues este último solo se impone una vez mientras que el ahorro se impone dos veces. Tal inequidad impositiva se transforma en una clara señal para la toma de decisiones de los individuos quienes en última instancia son los que reciben los ingresos y quienes eligen cuánto consumir y cuánto ahorrar de ese ingreso.

El primer efecto negativo que a priori se puede identificar es el incentivo para no ahorrar ya que los beneficios de ese ahorro serán doblemente y desigualmente imponibles. O sea se provoca una distorsión en el esquema ahorro-consumo de los individuos. Otro segundo efecto natural es el incentivo para que los individuos intenten por todos los medios posibles esconder el ahorro, es decir hacerlo invisible para el fisco y así evitar la doble imposición. Para utilizar este ahorro se requiere montar actividades económicas en negro, no registradas en el sistema formal, siendo esta la manera directa de no pasar por la segunda imposición.

Las actividades económicas en negro son financiadas por ahorros que se canalizan hacia la inversión por fuera del esquema financiero formal de la economía por lo que el ahorro formal se reduce y el costo del financiamiento global se vuelve más elevado. Si este tipo de actividades prospera entonces va quedando una mayor proporción del ingreso de la economía que no realiza contribuciones con lo cual los mismos ingresos del gobierno se ven empeorados por la aplicación de un impuesto que fue pensado para mejorarlos. Además una economía en negro se vuelve un caldo de cultivo propicio para instalar toda clase de actividades ilícitas que ponen en riesgo la salud y la vida de los individuos en la sociedad.

El impuesto a los ingresos es abusivamente utilizado en las depreciadas economías latinoamericanas. Argentina es una fiel representante entre ellas. Aunque algunas autoridades del reino político intentan hoy implementar esta categoría burda de impuestos en países desarrollados, todo hace pensar que no les será tan fácil lograr tal cometido porque muchos saben que la marginalidad económica significa menos ingresos para el fisco en la medida en que más Impuesto a los Ingresos => Economía en Negro.

Atte.
Juan Carlos Vera. Buenos Aires, Argentina.

No hay comentarios: