ARGENTINA
CAPITAL FEDERAL
H OY-ES
Otros Blogs -
Mis Papers -
Mis Notas -
Mas Vínculos -

viernes, diciembre 04, 2009

ClimateGate: El Monstruo de Cuatro Cabezas

Últimamente, en la web se observan extensas listas de críticas [1], [2], [3], [4], [5], [6], [7], [8], [9], [10], [11], [12], [13], [14], [15], [16], [17], [18], [19], [20], [21], [22] a las ideas que sostienen la hipótesis del calentamiento global. Ya se habla de la conspiración escondida detrás del mito del calentamiento antropogénico de la tierra. La noticia corre como reguera de pólvora y se expande rápidamente entre la comunidad de los escépticos. Print pdf.

De repente ha aparecido una serie de pruebas tan convincentes que inducen a confirmar que el calentamiento global es solo una posición ideológica para el activismo político y no un hecho científico comprobado.

La evidencia parece confirmar la sospecha de corrupción académica. Una triste verdad. Científicos e instituciones académicas que arreglan sus informes según los gustos de un mejor postor.

Todo este escándalo, titulado climategate, estalló el jueves 19 de Noviembre pasado cuando unos hackers se introdujeron en las computadoras de la Unidad de Investigación del Clima (CRU, Climate Research Unit) de la Universidad East Anglia, Norwich, Inglaterra, liberando y colocando en internet unos 160 MB en archivos de mas de 1000 mails y unos 3000 documentos con información reservada.

Según James Delingpole, la evidencia contenida en los mails y en los documentos muestra claras intenciones de conspiración, asociación para exagerar datos, destrucción ilegal de información relevante, resistencia organizada para publicar datos, manipulación de datos, admisión de dinero privado para elaborar informes públicos, y mucho mas, lo cual puede llegar a constituir uno de los mayores escándalos académicos de la historia.

Aunque la identidad de los hackers no ha sido revelada se sabe que los archivos robados fueron posteados en servidores Rusos de archivos compartidos el día Jueves 19 de Noviembre pasado. Además en el fin de semana que siguió al hecho, la misma Universidad East Anglia daba cuenta que sus computadoras habían sido atacadas y que los documentos publicados por los hackers parecían ser genuinos.

La Universidad East Anglia dice que la información se muestra de manera maliciosa y que probablemente se haya comprometida la información personal de sus investigadores. Además ha ordenado una investigación de este robo y ha suspendido al director del Centro de Investigación del Clima.

Para entender la farsa del calentamiento global, que en principio se deduce del los mails y los documentos, es necesario identificar los intereses involucrados en la trama, y el apetito económico del mejor postor que estaría financiando este fraude.

No podía faltar el primer sector de la economía: los gobiernos. Ellos se sientan en la mesa grande. Los bichos que gobiernan este mundo meten sus hocicos en todo aquello que huela a dinero fácil. Un fenómeno de tal magnitud, como el calentamiento global de la tierra, es la escusa perfecta para provocar toda una revolución económica y social. Y a río revuelto, ganancia de pescadores.

Esa revolución desataría un gigantesco e incontrolable movimiento redistributivo de ingresos y riquezas. Un banquete imperdible para quienes se dicen proveedores de ley, orden, justicia y bienestar.

Este primer sector está muy asociado con el segundo gran sector de la economía: el sector privado. Grandes grupos económicos con intereses en la producción y distribución de energía y alimentos les viene como anillo al dedo aquellos movimientos redistribuciones asociados a nuevos negocios energéticos

Si la humanidad se viera de repente obligada a hacer un cambio brusco en los usos energéticos ello crearía grandes oportunidades para los hombres de negocios. Si ese cambio puede inducirse artificialmente pues entonces se lo hace. Esa es la clase de lógica que uno está acostumbrado a observar de muchos hombres de negocios que no tienen empacho en buscar sus objetivos a cualquier precio.

Pero los negociantes sin escrúpulos trabajan en equipo. No es extraño ver seudo profetas con experiencia en la arena política dedicados fulltime a la prédica desesperada del calentamiento antropogénico de la tierra. Seguramente las consecuencias de esta prédica pueden ser un negocio trillonario para ellos y sus dinastías de poder. Al final de cuentas quienes gobiernan fueron, son o serán hombres de negocios. Ojo, nada malo tiene ser un animal económico de la ganancia. Pero resulta muy repugnante ver a un puritano sirviente público predicando falsedades de un fraude académico.

No podían faltar en el banquete los representantes del tercer sector de la economía: las organizaciones sin fines de lucro. Hay una, que se dice verde, muy especial. Ella tiene nombre y apellido que todos deben conocer con lujo de detalle. Paradójicamente esta organización se dedica a protestar en contra del sector energético de todo el mundo. Es claro que tal organización está fuertemente comprometida con esa gran revolución fraudulentamente inducida, porque todos conocen el énfasis con que ella sostiene el mito del calentamiento global.

Por último, la academia es otro involucrado relevante en este escándalo. La academia es el lugar perfecto para esconder un fraude ya que nadie piensa en el fraude académico. Los mails y documentos que comprometen a instituciones universitarias y a varios científicos del mundo fueron obtenidos de una universidad líder en el manejo de datos e información sobre el supuesto calentamiento de la tierra ocasionado por la actividad del hombre. Lisa y llanamente, se tiene al lobo cuidando un rebaño. ¿Quien controla al lobo?.

Aquellos científicos y académicos que manejan la totalidad de la información sobre esta temática son quienes tienen toda la responsabilidad de verificar y validar la veracidad y completitud de sus informes. El lobo controla al lobo.

Si un hecho fraudulento, y riesgoso, se manejó con tanta reserva desde una institución universitaria, pues nadie se creerá el cuento de que las autoridades responsables del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) desconocían este asunto. Aunque en ambos casos, si conocía o no este fraude, el IPCC queda severamente comprometido. El IPCC resulta entonces un vínculo efectivo entre los gobiernos y el lobo.

Un asunto tan delicado como el calentamiento de un planeta no es algo que pueda manipularse académicamente. La tierra tomó energía del cosmos. Esa energía la forjó y le dio vida. La energía de toda la vida sobre la tierra es insignificante respecto a toda la energía contenida en la tierra. Es muy poco probable que la vida misma pueda destruir la atmósfera de este planeta como es muy poco probable que una bomba atómica tenga el poder de desintegrar nuestra luna.

Es probable que la actividad human deteriore el ambiente y sobre explote los recursos. Pero no porque tenga el poder de destruirlo todo sino porque a veces al hombre le cuesta darse cuenta del valor económico de muchos recursos que no valora.

Es precisamente esa carencia de valor lo que induce una sobre explotación. Ese problema de sobre explotación no se resuelve con un fraude, ni mucho menos con una supuesta revolución energética. El problema se resuelve aplicando la institución del valor.

Tarde o temprano el fraude del calentamiento global saldrá por completo a la luz. Ahora sacó la cabeza. Pero para sorpresa de muchos resulta que emergió un monstruo llamado ClimateGate: El Monstruo de Cuatro Cabezas.

No hay comentarios: