ARGENTINA
CAPITAL FEDERAL
H OY-ES
Otros Blogs -
Mis Papers -
Mis Notas -
Mas Vínculos -

miércoles, febrero 06, 2008

Inflación y Deflación son Malas Consejeras

¿Por qué es importante mantener una economía no inflacionaria?. ¿Qué hay de la deflación?. Miremos lo mas importante sobre este tema y reflexionemos sobre el impacto de la inflación y la deflación sobre los fundamentos de la macro y la microeconomía.

La inflación de precios se entiende como el aumento generalizado de los precios. Cuando hay inflación, suele aumentar el precio de la mayoría de los bienes de la economía. La deflación es exactamente lo opuesto, o sea una disminución generalizada de los precios. Ambos fenómenos, inflación y deflación, tienen efectos nocivos para la economía y sus habitantes.

Los precios de una economía no pueden controlarse de modo efectivo. La cantidad de precios, o bienes, es enorme. Un aproximado del total de bienes (no de transacciones) que se intercambian en un ejercicio anual está dado por el total de habitantes multiplicado por 365. Piense, por ejemplo, que cada persona en una jornada laboral está produciendo al menos un bien único. Así, una economía con 10 millones de habitantes está transando aproximadamente 3.5 billones de bienes. Una economía como la de Brasil estaría transando aproximadamente unos 110 billones de bienes. Cualquier organismo que intente controlar esto, fracasa con seguridad.

La administración gubernamental, puede intentar controlar los precios a “punta” de pistola y con una dirección de estadísticas que funciona con el lápiz 1.0 y la goma de borrar de un administrador. Al final se dará con la roca. No hay gobierno que pueda controlar los precios con éxito. El gobierno solo puede observar la inflación para encausarla usando política monetaria y fiscal. El instrumento de política más simple y eficiente, hoy disponible, es un único precio de la economía: el precio del dinero o tasa de interés. El precio del dinero tiene la asombrosa propiedad de inducir ciertos comportamiento en los agentes económicos. Este fenómeno es aprovechado para orientar la marcha del resto de los precios.

En este blog se han redactado dos notas relacionadas a ésta. Una para abordar los instrumentos de política monetaria y otra para presentar los objetivos de política económica. Se dijo que uno de los objetivos de política es “promover la estabilidad de los precios en la economía”. O sea, el gobierno debe utilizar con cuidado sus tentadores intentos de expandir la economía mas hallá de su sendero de largo plazo, pues así generará inestabilidad en los precios. Hay varias razones por las cuales es indeseable la inflación. Veamos las más importantes.

1) Cuando hay inflación,resulta difícil distinguir si el aumento del precio en un determinado bien se debe a un aumento en la demanda o a un aumento generalizado de los precios. Esto confunde a los tomadores de decisiones a la hora de ampliar los negocios o cambiar los niveles de producción.

2) Cuando hay alta inflación, ésta suele ser muy volátil. Esta volatilidad agrega incertidumbre sobre los precios futuros. Esta incertidumbre puede afectar el crecimiento económico pues se agrega una prima de riesgo a la tasa de interés de largo plazo, lo cual suele complicar los planes y los contratos para incorporar nuevo capital en los negocios y en los hogares.

3) Como muchos aspectos del sistema impositivo no se indexan por inflación, se generan distorsiones en las decisiones económicas afectando, a favor o en contra, las ganancias después de impuestos. Esto induce a que los agentes económicos gasten tiempo y esfuerzo para batallar en contra de la inflación en lugar de buscar mayor productividad.

4) La redistribución de la riqueza y el ingreso es un grave problema asociado a la inflación. Por ejemplo los deudores a tasa fija se benefician con la inflación pues disminuye la carga real de los servicio de su deuda, y este beneficio se obtiene en detrimento de los acreedores, que le prestaron el dinero, quienes pierden riqueza real.

La deflación genera problemas similares a los descriptos para la inflación, además de afectar al sistema financiero y limitar las posibilidades de aplicar política monetaria. La conclusión es que, la inestabilidad de los precios entorpece el logro del otro gran objetivo de política: “maximizar la producción y el empleo en la economía”. Bregar apropiadamente por la estabilidad del sistema de precios es un noble objetivo para una sana administración gubernamental. Por todo lo expuesto queda claro que inflación y deflación suelen ser malas consejeras.

No hay comentarios: