ARGENTINA
CAPITAL FEDERAL
H OY-ES
Otros Blogs -
Mis Papers -
Mis Notas -
Mas Vínculos -

viernes, septiembre 15, 2006

Por Qué Globalización?

Es bien claro que el mundo marcha hacia un estado de economía y sociedad globalmente integrada. La dinámica de un país individual necesita hoy como nunca competir con el resto del mundo tanto dentro de sus límites territoriales como fuera de ellos. Este fenómeno de intensificación competitiva puede ser interpretado como un paso más en la evolución de la organización social y económica del hombre y sus naciones que le está permitiendo ampliar sus posibilidades y mejorar sus resultados.

En dos millones de años hemos pasado del árbol al ciberespacio, de ser cazadores-recolectores para la subsistencia a proyectar simulaciones virtuales de nuestra producción, de comunicarnos a los gritos y señales primitivas a diseñar lenguajes e intérpretes trascendentes para la interfaz hombre-máquina, de un esquema social de sometimiento y esclavitud a un impulso rector de independencia y libertad. Nos ha llevado 2 millones de años en marcar verdaderamente lo que nos hace diferentes en la tierra: el poder de nuestra propia mente para avanzar.

En ese viaje hemos imaginado y construido civilizaciones con tracción a sangre. Pero también hemos batallado para sustituirlas por otras organizaciones mucho más eficientes impulsadas y controladas por máquinas inteligentes que pueden leer códigos que nuestra mente delinea y diseña. Hoy soñamos en colonizar espacios fuera de la tierra. Montar ahí nuevas bases de producción y progreso, enfrentando con ello nuevos desafíos, inventando nuevas leyes. En fin, sembrar ahí una nueva civilización. Una civilización universal.

Por esto, hoy por hoy, discutir si un país debe o no entrar en tratados de intercambio con otros países e integrarse al resto del mundo es ya una clara manifestación de un remanente primitivismo que aún residualmente nos persigue. Visiones demasiado pasionales de los hechos, aristas dogmáticas e ideológicas de la política e interpretaciones extremas sobre lo que está pasando hoy en el mundo, es lo que confunde a muchos hombres en el intento de encarnar aquello nuevo en lo cual estamos metido y de lo que ya no podremos escapar: la evolución hacia una amplia sociedad mundial.

Aunque casi paradójico, lo atractivo de la evolución es su imprevisibilidad. Si bien uno sabe que evoluciona, desconoce la secuencia plena de resultados finales. Más sorprendente aún es que ello generalmente esconde ganancias. Lo cual es trivial: los sobrevivientes son, por definición, ganadores en la evolución. La clave, de la mente del hombre, es darse cuenta y adelantarse a los resultados de la evolución y empezar a ganar antes de evolucionar. Eso es para mí lo que caracteriza a las sociedades inteligentes. Lo cual no debe confundirse con forzar determinadas situaciones que hacen ganar pero a costa de no evolucionar o sea de quedar mal posicionado respecto al resto.

Me agrada pensar sobre aquello que indudablemente pasará y que a mi entender tiene que ver con mas y mas intercambios entre los habitante de todo el mundo. Esta semilla está germinando en el fértil terreno de nuestra mente abonada de una visión universal del mundo. En verdad, en el campo económico, estos intercambios abren muchísimas oportunidades para hacer negocios y cosechar abultadas ganancias por anticipado. Tal es así que quienes combaten esto es por que de alguna manera ellos sienten que perderán ese privilegio de ser los pocos que gozan de los beneficios de la protección pero a costa de no evolucionar, a costa de impedir que la sociedad que comparten se inserte en ese andamiaje evolutivo mundial que le permitirá luchar por sus sueños y sobrevivir aireadamente en el futuro.

No hay comentarios: