ARGENTINA
CAPITAL FEDERAL
H OY-ES
Otros Blogs -
Mis Papers -
Mis Notas -
Mas Vínculos -

jueves, octubre 12, 2006

Globalización=Instituciones=Progreso

Hoy, quien dude de las ventajas de la globalización queda en evidente ridículo. Mirando una entrevista que CNN le hizo al presidente del Perú, A. García, a inicios de Octubre pasado, el Señor Presidente dijo:"...quien quiera hacer bien a su pueblo y quien quiera aumentar la capacidad de producción y distribución para los mas pobres tiene que apelar al libre comercio como un instrumento..." Es bueno que un presidente de un país latinoamericano lo haya recordado, aunque ya los hechos hablan por si solos, observando que varios de estos países disputan intensamente algún protagonismo en este nuevo escenario en donde el mundo se ha vuelto una fuente inagotable de progreso.

Pero la globalización no viene sola. Hay reglas de juego que la hacen viable. Y estas reglas deben respetarse. Este marco institucional es mucho más independiente de los gobiernos locales que todas las reglas internas de los países individuales. Estos países pierden poder para controlar estas reglas y por ende pierden su preciada “discrecionalidad” arbitraria. Es a esta pérdida de discrecionalidad arbitraria a la que verdaderamente le temen muchos gobiernos, y empresas asociadas, de los países latinoamericanos.

En el contexto global, en lugar de agencias de gobiernos llenas de amigos y parientes acomodados, deben quedar personas idóneas, inteligentes, bien capacitadas y rápidas en la identificación y resolución de problemas. Por ello, este botín para los amigos y parientes se ve amenazado por la inexorable globalización. La nueva institucionalidad que cobija a un país integrado bajo alguna modalidad de globalización, como una comunidad de países, un área de libre comercio, un tratado de libre comercio, un acuerdo de cooperación, etc., despeja la incertidumbre para la toma de decisiones debido precisamente a aquella pérdida de arbitrariedad de los gobiernos domésticos.

Tal pérdida se vuelve una ganancia en previsibilidad para los ciudadanos locales y aquellos del resto del mundo. Es sobre la base de esta previsibilidad que se gesta el nuevo progreso asociado a la globalización, que será, sin dudas, mucho más justo y favorecerá a los más pobres.

Afortunadamente, las naciones por sí solas ya no pueden sostenerse. Necesitan del resto del mundo para intercambiar aquellos bienes que harán posible su futuro. Para ejecutar estos intercambios se requieren nuevas reglas. Estas nuevas reglas tienen la ventaja que trascienden a la mezquina arbitrariedad local. Es así que los ciudadanos se despojan de una clase de tiranía basada en reglas locales. Es de esperar que muchas de las operaciones locales oscuras se vean superadas por la tracción de nuevas leyes, más universales, más transparentes, asociadas a la globalidad.

No hay comentarios: