ARGENTINA
CAPITAL FEDERAL
H OY-ES
Otros Blogs -
Mis Papers -
Mis Notas -
Mas Vínculos -

sábado, septiembre 09, 2006

La Potencia de un TLC

Quiero compartir con todos Ustedes mi visión sobre el avance hacia una comunidad global de naciones. Esta es mi primera nota política y seguramente cometeré muchos errores. Quiero empezar dando un ejemplo de un país muy cercano a nosotros: Chile. Este es un caso particular exitoso. Si bien un caso particular no valida una regla general, sirve como prueba de su “no” invalides. Si esta regla dijera “un país para ser exitoso requiere implementar un TLC”, no se podría afirmar que un TLC detiene el progreso al observar solo los problemas de un país con TLC, independientemente del significado de la expresión TLC, pues hay al menos un caso en el que está dando buenos resultados.

Es bien claro que el mundo avanza hacia una situación más ordenada y eficiente de economía asociada globalmente. Dos ejemplos bien claros que confirman esto son la Comunidad Económica Europea (CEE) y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TAN). A pesar de las diferencias entre países ambos bloques se consolidan con el paso del tiempo y lo hacen por que están seguros de las ventajas de esa sociedad. Entre ambos bloques de naciones reúnen el 56.3% del producto bruto mundial, 22.6% CEE y 33.9% TAN, hacen inversiones anuales por arriba del 20% de su producto y concentran un PBI/cápita alrededor de u$s28000. Todo esto les da un enorme poder de consumo siendo éste el más alto en el mundo. Nada hace sospechar que este cuadro vaya a cambiar abruptamente.

Hay otros intentos, no tan exitosos de avance hacia una organización económica y social superior como lo son la Comunidad Andina de Naciones y El Mercado Común del Sur. Los resultados en estos casos también son tan evidentes como las causas que los originan: pasiones e ideología política han puesto una torpe muralla al avance en estas organizaciones. Se ha impedido establecer objetivos con claridad y tomar decisiones estratégicas para alcanzarlos.

En vista de estos fracasos y en respuesta al inminente éxito económico de la globalización, muchos países de América Central y América del Sur, que poseen un consenso interno mas maduro, dándose cuenta del inexorable derrotero integracionista en la evolución de las naciones, han optado por asociarse individualmente al resto del mundo más civilizado y avanzado. La mayoría de los países de América central lo están haciendo y otros de América del Sur como Chile, Colombia, Perú, Ecuador y últimamente Uruguay están orientados en este sentido. El más avanzado de estos últimos es Chile. Es mi objetivo, en esta primera nota, examinar este caso con precaución, pero sin entrar en mayores detalles.

Una catarata de preguntas me cae encima. ¿cómo es que los Chilenos se dieron cuenta de los beneficios de una integración amplia, cuando el resto de los países de la región aparecen como viviendo en otro mundo?, ¿qué condiciones fueron necesarias para alcanzar un cierto grado de consenso interno?, ¿qué medidas de política se adoptaron en consecuencia con una futura integración global exitosa?, ¿de que modo se manejaron tácticamente las situaciones adversas transcurridas en los últimos años, que hacían peligrar sus posiciones estratégicas?, ¿Qué planes tienen ellos para el futuro? Cómo ven el avance del mundo y como se preparan para afrontar las adversidades contingentes?....Así podría seguir.

Pero no estoy en condiciones de responder estas preguntas. Aunque el tema suena bien atractivo. Modestamente, solo puedo observar los hechos que tengo a mi alcance y tratar de inferir algo que me aclare un poco el panorama en perspectiva al futuro. Estos hechos son que Chile ha configurado una red de tratados que lo vinculan de modo estratégico al resto del mundo lo que le da una enorme ventaja respecto al resto de los países de la región. Entre estos tratados, sobresalen los tratados de libre comercio apodados domésticamente con la sigla TLC.

¿Por qué un TLC?. Chile es un país pequeño, con 15 millones de habitantes, por lo que para alcanzar un objetivo de crecimiento continuo en el tiempo necesita fortalecer el comercio internacional y generar las condiciones para invertir, instalar capacidad eficiente en el país, y producir esos productos que luego ofrecerá al resto del mundo. Esto generará ingresos para sus habitantes residentes que producen, arriesgan inversiones y trabajan, y mejorará las condiciones de vida como un resultado final. Para ello requiere establecer las adecuadas condiciones arancelarias para facilitar el comercio, especialmente vinculadas a los impuestos a las importaciones, y no arancelarias para incentivar el clima de negocios, que tienen que ver con leyes, normas, y reglamentos que afectan el flujo de todo tipo de bienes en general. De este modo se logra que ciertos recursos productivos y tecnológicos fluyan hacia el país y que productos terminados alcancen otros destinos sin mayores dificultades.

¿Qué es un TLC?. Un TLC Es un acuerdo amplio entre países para fomentar el intercambio de bienes sin restricciones, establecer las normas y condiciones para el desplazamiento de los bienes y las personas y fijar las reglas sobre las inversiones y las ganancias transfronterizas proveniente de sus proyectos asociados. ¿Cómo se obtiene?. Para lograr un acuerdo de este tipo se requiere de varias rondas de negociaciones entre los países involucrados. En general estas pueden durar entre 2 y cuatro años obteniendo como resultado final un tratado que debe ser ratificado por los parlamentos y finalmente puesto en vigencia por el Poder Ejecutivo. Las materias de negociación comprenden: 1) acceso a mercados, reglas de origen, procedimientos aduaneros y salvaguardas; 2) telecomunicaciones, transporte aéreo, servicios financieros y desplazamiento de las personas involucradas en negocios; 3) políticas de competencia, subsidios, políticas antidumping, normas técnicas y solución de controversias; 4) propiedad intelectual compras del gobierno, comercio electrónico, temas ambientales, medidas sanitarias y fitosanitarias y transparencia en la gobernabilidad y negocios, 5) inversiones, ganancias y causas de doble imposición sobre la renta.

Chile en este momento tiene más o menos un total de 23 acuerdos de integración comercial con otros países o grupo de países. De estos, 13 son TLC (Estados Unidos, Canadá, México, Corea del Sur, países de Centro América, países que forman la Asociación Europea de Libre Comercio, China, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá), 2 son Acuerdos de Asociación Económica (la Unión Europea y con el Grupo P4), 6 Acuerdos de Complementación Económica (Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela y países del Mercosur) y los 2 restantes son Acuerdos de Alcance Parcial (Cuba y La India). Además en este momento hay 3 TLC adicionales en un estado avanzado de negociación con India, China y el grupo P4. Esta simple enumeración da una idea de las perspectivas comerciales para Chile. Se remarca que ya a mediados de la década pasada, Chile tenía un TLC firmado con Canadá. Esto es muy novedoso sabiendo que recién en 1993 había entrado en vigencia el NAFTA. También es notable que entrada la presente década, Chile reunía un total de 7 TLC. Queda como ejercicio para el lector imaginar los resultados de todos estos tratados comerciales, y como un compromiso para mí seguir investigando y compartiendo esto con Ustedes en la web. Este cuadro es un resumen de los Acuerdos Comerciales de Chile con el Mundo.


No hay comentarios: