ARGENTINA
CAPITAL FEDERAL
H OY-ES
Otros Blogs -
Mis Papers -
Mis Notas -
Mas Vínculos -

viernes, julio 16, 2010

Relevancia Económica del Individuo

El individuo es el elemento constitutivo esencial de una sociedad. Sin individuo no hay sociedad. Aquella teoría que intenta explicar los fenómenos sociales apelando a entidades conceptuales, llámese sociedad, ignorando la importancia de los individuos que la conforman, expresa la mas evidente contradicción: sí los individuos no importan entonces saquen a los individuos y se quedaran con esa entidad vacía. Uno puede concluir que la sociedad existe por, y para, los individuos. Los individuos son su única razón de ser. Quiero repasar en esta nota algunos argumentos de una pura visión anti-colectivista del individuo: el verdadero individualismo. Verdadero individualismo que permite interpretar los efectivos fundamentos del desarrollo humano. Print pdf.

El verdadero individualismo, lo opuesto a socialismo, es aquella teoría que, según Hayek, comenzó con los trabajos de John Locke, Bernand Mandeville, David Hume, Josiah Tucker, Adam Ferguson, Adam Smith, Edmund Burke, Alexis de Tocqueville, y Lord Acton. El verdadero individualismo que todos ellos ayudaron a concebir constituye, como dice Hayek, "...una teoría de la sociedad, un intento por entender las fuerzas que determinan la vida social del hombre y, solo en segunda instancia, un conjunto de políticas de máxima derivadas de esa visión. Este individualismo para nada sugiere una vida aislada y autárquica de los individuos sino por el contrario propone entender los fenómenos sociales a través de las acciones de estos individuos dirigidas hacia otras personas y guiados por su comportamiento esperado...".

Este argumento se opone a la teoría colectivista de la sociedad que propone comprender a la sociedad como un todo, una entidad conceptual, que existe independientemente de los individuos que la componen. Pero, tautológicamente, esta idea colectivista es contradictoria en sí misma. Sí los individuos eventualmente no interesan entonces podrían retirarse de la sociedad para despojarla de todo lo supuestamente indeseable del individuo con lo cual esa totalidad quedaría vacía de esos individuos que son, ni mas ni menos, los únicos miembros que la forman. Es algo así como intentar concebir a la materia despojada de sus partículas fundamentales, lo cual se vuelve una ficción.

Otro argumento del verdadero individualismo, el mas relevante, se dirige en contra del seudo-individualismo o individualismo racionalista cartesiano derivado del enciclopedismo de Rousseau y de los fisiócratas. El racionalismo propone que, en la sociedad, todo puede ser diseñado y controlado por el hombre. Mientras que el verdadero individualismo tiene una postura mas humilde sobre las habilidades y destrezas sosteniendo que el individuo es irracional, es contradictorio, es falible, aprende, y es perfectible, todo lo cual está en perfecta armonía con los hallazgos de que las principales instituciones sobre las cuales descansa el progreso humano no fueron ni diseñadas ni se encuentran dirigidas por mente alguna, por ejemplo la institución del libre mercado en la economía, la institución de la libertad, y la institución de la regla de la ley. No hay mente que pueda diseñar y dirigir semejantes complejidades. Todo hombre, supuestamente racional y supremo, que intente hacerlo simplemente fracasaría, no porque las ideas de racionalidad y supremacía sean incorrectas sino porque el mismo hombre es irracional e incompleto.

Bajo los postulados del verdadero individualismo, el racionalismo económico no tiene cabida. Un problema de racionalismo económico se transforma en un problema estrictamente lógico. Sí el hombre es estrictamente racional, luego todos ellos lo son, entonces se vuelven estrictamente predecibles, con lo cual se vuelven estrictamente lógicos en todos sus aspectos. Entonces, como el problema económico es estrictamente lógico, sus conclusiones son lógicas. Luego, para resolver el problema económico racional solo alcanza con conocer ciertos supuestos iniciales y combinarlos, ya que las conclusiones se obtienen por combinaciones lógicas de los supuestos. En economía estos supuestos deben ser ciertos datos y preferencias iniciales que se consideran dados y que alguien podrá reunir y utilizar par proceder con la resolución del problema económico racional. Pero todo esto es ficticio.

El problema económico que enfrentan los individuos en la sociedad para nada es un problema lógico. Esos datos que se suponen están, para nada están. Esa supuesta uniformidad racional entre los individuos de la sociedad no existe pues los individuos son todos distintos, cada uno tiene su propia interpretación de los hechos, sus propias preferencias, cada uno dispone de porciones de información incompleta, imperfecta y generalmente contradictoria, cada uno realiza sus propias valoraciones de las acciones. Cada uno posee su cuota de irracionalidad. Con lo cual la heterogeneidad y diversidad es extrema.

Este es precisamente el argumento real que conduce a cada individuo a tomar sus propias decisiones, a elegir sus propias acciones, a resolver sus propios problemas económicos. Los individuos son los únicos que tienen acceso completo a toda esa compleja realidad, lo cual les otorga una posición de privilegio al resolver sus problemas. Esa compleja realidad jamas podrá encontrarse en forma reunida para que alguna gran mente calculadora proceda con la resolución de todo el problema económico. Es la simple conveniencia práctica impuesta por esta complejidad al resolver los problemas económicos lo que finalmente convalida la relevancia económica del individuo.

Atte.
Juan Carlos Vera. Buenos Aires, Argentina.

No hay comentarios: